EL RECUERDO

Hace dos años, en un día de otoño muy lluvioso, mi hermana y yo tuvimos que visitar por primera vez a nuestros abuelos, personas a las que nunca habíamos visto.

Nuestra madre se había ido a Suecia a trabajar y nuestro padre llevaba dos años muerto.

Los abuelos vivían a unas tres horas de distancia, así que mi madre nos compró dos billetes de tren.

El viaje fue tranquilo. No se puede decir lo mismo de la llegada al destino: el lugar era muy inquietante, un bosque remoto.

Al entrar en la casa de madera que pertenecía a mis abuelos, vi a dos señores mayores que supuse que eran los padres de mi madre. Creo que mi hermana también lo hizo.

Nos recibieron muy bien. El viaje de tres horas nos había cansado, así que mi hermana y yo nos fuimos a descansar. Nos despertamos con un ruido extraño, aparentemente el de un cuchillo siendo frotado contra la pared.

Abrazados por el miedo, nos metimos bajo las sábanas. Se encendió la luz y oímos una voz de mujer: “¡La cena está lista!”. Era la abuela, y con un suspiro de alivio, mi hermana y yo fuimos a cenar. Mientras comíamos, los abuelos nos hicieron una recomendación:

“Hay tres sitios a los que no se puede ir porque son peligrosos: el ático, el sótano y el cobertizo de atrás. ¿Entiendes?”

Asentimos con la cabeza. Pero quería averiguar por qué esos lugares se consideraban peligrosos.

Subí al ático y, antes de que me diera tiempo a subir tres peldaños de la escalera, el abuelo me obligó a bajar.

Volví a intentar primero el sótano y luego el cobertizo, pero en vano, así que decidí intentar la misión por la noche, con la colaboración de mi hermana. Al principio no parecía interesada, pero la convencí.

Leer también:  Clive Barker y sus fantásticas visiones oscuras

Conseguimos llegar al ático a eso de las dos y allí encontramos un ataúd.

Asustado, pero intrigado, abrí el ataúd e hice un macabro descubrimiento: el cuerpo de mi padre yacía allí.
Oímos ruidos detrás de nosotros y vimos a mi abuela y a mi abuelo cambiándose de ropa.

La abuela nos dijo: “¿Así que lo entendéis?” Estábamos aterrorizados y nos callamos. La abuela continuó: “Hicimos un pacto con el diablo… Cuanto más matemos, más viviremos”.

Agarró a mi hermana y sin pensarlo dos veces la degolló. Seguí corriendo hasta que escuché estas palabras suyas: “¡No puedes huir!”.

Corrí tan rápido como pude y llegué al cobertizo para encontrar a mi abuela sosteniendo la cabeza de mi hermana. Lo que estaba experimentando me daba escalofríos, pero también rabia. Cogí una pistola y, sin dudarlo, disparé.

Después de matar a mi abuela, sentí una sensación casi familiar: yo también había hecho el pacto diabólico.

Deja un comentario