Magia y oración en Córcega

Hace 50 años el célebre escritor danés Johan Bajer escribió: “Todavía estoy deslumbrado por el folklore de esta maravillosa isla (Córcega)”. Su folclore todavía contiene un notable conjunto de oraciones mágicas.

El doctor Alexis Carrel subrayó, en su obra “La Oración”, la importancia de este acto que harían bien en meditar las jóvenes generaciones que, hoy, llegan lejos en busca del secreto de la vida espiritual. “No es necesario ser elocuente”, escribió, “para ser respondido … La oración siempre es más fructífera que uno mismo. No hay duda de que la mayoría de los milagros atribuidos, por ejemplo, para el sacerdote, son artes verdaderas. Este conjunto de fenómenos nos introduce en un mundo nuevo cuya exploración aún no ha comenzado y será fecunda en sorpresas … Por extraño que parezca la cosa, hay que considerarla verdadera para que todo el que pide reciba, y que se abra al que llama”. “Sólo la oración puede curar la angustia existencial en nosotros y hacer surgir las fuentes vivas del ser”. “En los albores de los tiempos, los ritos de los magos eran la única cura. Más tarde surgió la medicina y … se convirtió en una ciencia y en un arte. La magia actual de los curanderos, hueseros y magos de las aldeas es la supervivencia de los prehistoria”.

Es de Caldea de donde viene la acción del mal de ojo. La reputación de los caldeos como magos dominó toda la antigüedad … Es una opinión actual de Esquilo a Livio a través de Apio, Cicerón y Diodoro de Sicilia y, alrededor del siglo XII, la reputación de el árbol curativo de Caldea se extendió a Europa Occidental. En Córcega, el mal de ojo se conoce con varios nombres: “mal d’occhiu” en el Cabo, “ghiustrata” en Balagne, “occhiacciu” en Niolu, “mazzulata” en Cinarca, “acciaccatura” en el sur … y, en todas partes, “innucchiatura”. Dependiendo de la región, su acción tiene el nombre “segnu”, “orazione” “incantesimu”, “incanticula” El “malocchiu”, mal que algunos dicen indefinible, afecta principalmente a los niños. Se caracteriza por un estado de migraña y náuseas que es bastante similar a un ataque al hígado. También se dice que “occhiu porta nantu à u fegatu”, el mal de ojo llega al hígado.

Es durante la noche de Navidad, la noche más larga, cuando Dios desciende entre los hombres y los magos pierden su poder, que, para protegerse de sus malvados hechizos, aprendemos ciertas oraciones mágicas. En algunas regiones del Sur y en la de Vicu, se pueden aprender en el período que va desde Navidad hasta Año Nuevo. Es en Semana Santa cuando podemos revelar los exorcismos contra los dolores de oído y la meningitis, en determinadas regiones de Castagniccia. Pero en casi todas partes las “prigantula” se revelan sólo en la noche de Navidad, “en mezanotte in puntu”, a la hora precisa de la medianoche. Limitándose esta revelación al período “entre el primer y el duodécimo golpe de la medianoche”, como dicen algunos autores, pareciendo algo excesivo. Si no podemos retener la oración, debemos comenzar de nuevo el año siguiente. Si antes de ese tiempo muere el que va a enseñarlo, la postulante nunca conocerá el secreto porque le está prohibido aprenderlo recurriendo a otro iniciado. En general, algunos curanderos tienen más talento que otros.

Leer también:  ELIZABETH BÁTHORY:La condesa sangrienta.

En el Sur se dice que tienen el “manforte”. En Périgord, nombramos “buenos jóvenes” a aquellos que tienen “buen ojo” y cuya compañía buscamos. Asimismo, Córcega tiene sus “jóvenes malignos”, que huimos porque dan, incluso involuntariamente, el mal de ojo. Para que no puedan lanzar hechizos, hacemos en secreto y detrás de ellos, los cuernos, si vienen de visita. Cuando te agrada un bebé, lo elogias y dices por ejemplo: ¡Oh! ¡Qué hermoso! ¡Qué inteligente es! hay que agregar como corrección: ¡Dios lo bendiga!. Y lo mejor sería echarle unas gotas de saliva. Si, por falta de precauciones, el niño ha sido “innucchiatu”, solo hay un remedio: recurrir a una “mammina” , “incantatora” o “sfumadora”. Esta operadora, que en el Sur, cuando se trata sólo del “incantesimu di i donni in partu”, el exorcismo de la mujer en el parto, se llama “tinidora”, utiliza a su elección varios ingredientes: puede usar granos de trigo, incienso tomado en la iglesia, trozos de brezo, sal, el sello o hexagrama de Salomón, humo, plomo fundido echado en agua fría (las formas y diseños del plomo solidificado constituían, en la antigüedad, un método de adivinación), gotas de aceite también arrojadas al agua fría o incluso “trozos de carbón ardiendo”. En Siscu, todavía practicamos la “orazione” echando granos de trigo en un plato de agua. El diagnóstico del mal de ojo depende de las burbujas que se forman, si lo hay. Se trata, en una oración mágica, de una paloma que sostiene en una de sus patas una copa llena de trigo. Charles Florange escribe: “Si el niño se enferma, quemaremos una rama de olivo – bendecida el Domingo de Ramos. Dice Paul Arrighi, “hojas de palma, un poco de incienso, un trozo de vela y, sobre el humo que saldrá se sujetará al niño con el siguiente conjuro: “Yo te fumo y que Dios te sane”.

La sal siempre ha sido considerada un material sagrado. En la liturgia religiosa y en las ceremonias mágicas, expulsa a los demonios. En Ghisoni, echamos la sal en un plato que contiene aceite y calentamos todo lo que usamos para curar a los enfermos: “Después de hacer la señal de la cruz, el operador frota la extremidad adolorida con los dedos de sus manos que estaban empapadas en aceite tibio, susurrando un encantamiento”. Si le damos un valor protector a la sal, es por asimilación a la sal bautismal. Se dice que un sabio de Ascu hizo rociar sal en una iglesia donde habían entrado magos – se conoce su atracción por los lugares sagrados – de modo que no puedieron salir. En Bastia, para protegerse del mal de ojo, se pone sal en los bolsillos.

Sin embargo, la sustancia mágica más común durante los exorcismos contra el mal de ojo es el aceite. La “incantatora”, después de haber hecho tres signos de la cruz, vierte, gota a gota, en el agua del plato, aceite (preferiblemente de oliva). Enciende “sin tocarla” una vieja lámpara de “hierro”; ella se arrodilla con su mano derecha sostiéndo la lámpara colgante con un dedo colocado en el mango. Léonard de Saint-Germain describe así una escena de un exorcismo que presenció en Matra, en 1869: “La operadora hizo que la madre del niño vertiera agua limpia en un nuevo plato blanco que ella le dio y ordenó sostenerlo en la mano”. Jean-Dominique Guelfi, distinguiendo a Vuillet, escribe: “Después de firmarse con la cruz tres veces, recitó oraciones. Cuando terminó, reinició la señal de la cruz y, trayendo el plato medio vacío lo llena de agua fría, por encima de la cabeza del niño, mete los dedos en el aceite de la lámpara y deja caer unas gotas en el plato”. Cabe señalar que el dedo que moja en el aceite es “u ditu minghiulu di a manu mancina”, el dedo meñique de la mano izquierda. En otros puntos de detalle, los autores están divididos. La operadora “lampa trè candelle” deja caer tres gotas. Pero, anteriormente, había recitado en secreto, unas oraciones, “tucchendu di lumera i quattru punti in croce di u piattu”, colocando la lámpara en contacto con cuatro puntos del plato, para formar un signo de la cruz. Esta señal se realiza en dos etapas: de Norte a Sur primero, para luego en la dirección Oeste a Este. Otro autor especifica que en Niolu esta oración se recitó tres veces: “Sta preghera fù detta trè volte. Ogni volta, a mammone fece trè segni di croce cù a lumeruccia à oliu”, cada vez, la abuela, usando la pequeña lámpara de aceite hizo tres señales de la cruz. En El Cabo, se recita mentalmente el “pater” que sigue a esta triple oración mágica en que la oficiante deja caer las gotas de aceite al mismo tiempo que pronuncia la palabra “terra” del pater. La abuela dejó caer nueve gotas en el plato. El difunto Jean Ambrosi, conocido como Lenzulone, describió: cinco gotas. Pero la mayoría de nuestros informantes y autores; Ghiannettu Notini, el anónimo de “Almanaccu di a Muvra” o Bonardi hablan de tres gotas. Independientemente, sigue siendo un número impar, esencialmente mágico.

Leer también:  El Gau

Cuando el paciente está enfermo, una “vecchia si pasa el acqua di u piattu sopr’à u fronte”, cuando el paciente está presente, la anciana toca el agua del plato para pasárselo por la frente. Por lo general, la oración mágica va precedida de las oraciones del rosario: pater, ave, gloria… “U piattu cupputu”, el plato hondo, lleno de agua clara, se coloca sobre una mesa baja. En Linguizzetta, como en Venacu, el plato se colocaba sobre la mesa y, el paciente, ponía los dedos de su mano derecha en el borde del plato. Si las gotas “si squaglianu” se diluyen, el paciente ha sido “innucchiatu”, embrujado y, en este caso, “occhiu è rottu”, el hechizo se rompe siendo el paciente curado. Si quedan gotas, se hace la prueba de que no es un hechizo y el paciente pone los dedos de su mano derecha nuevamente en el borde del plato.

La operación se lleva a cabo en tres etapas: en primer lugar, la operadora comprueba si efectivamente se trata del mal de ojo. Si nota que “ghiè occhiu”, es decir que es un hechizo, vuelve a iniciar su operación para comprobar su diagnóstico, por así decirlo. Sin embargo, no se trata de diagnosticar una enfermedad: eso, además, estaría sujeto a la ley y constituiría el delito de práctica ilegal de la medicina. Se trata de exorcizar el mal mediante la oración y ninguna ley ha prohibido nunca orar. Sólo en la tercera operación se sabrá si el paciente está curado: luego se dice “occhiu spezza”. La “spezzata” es un cambio radical. Un efecto que surge a medida que las gotas se diluyeron, se aglutinaron, se estabilizaron: “permanecen congeladas”. En la gota aparece la sombra de una pupila, como la de un gato siendo entonces cuando “la oficiante se da la vuelta, da la vuelta al bebé y se lo entrega triunfalmente a su madre. En el sur, e incluso si el paciente está presente, se coloca un objeto que le pertenece debajo del plato. Si está ausente, colocamos un mechón de pelo, un pañuelo, un peine, pañales, para un bebé, o, si es de un animal, el pelo de la cola. Si, después de la tercera operación, ninguna de las gotas se congeló, el mal de ojo no se ha ido. “Debemos hacer que se diga otra oración, pero por otra persona porque, en el paciente, la primera oradora ya no tiene ningún efecto”. Cuando termina el exorcismo, se tira el agua. En general, es en el agua donde se va el mal y algunos iniciados no fallan, después de un exorcismo se suele sumergir las manos en el agua. Con o sin aceite, la operación va seguida de observaciones y comentarios según la forma de las gotas. Por ejemplo: “el niño recibió el “mal de ojo “de una persona mayor, una noche, cerca de la fuente”, o bien: “el caballo tenía el “mal de ojo” en el camino; estaba enjaezado”. Cuando las gotas están bien distribuidas por todo el plato, el hechizo proviene de una asamblea de personas; cuando se ordena en una línea, “trecce”, fue causado por una mujer.

Leer también:  La pata de conejo

Debemos encontrar el macrocosmos en el microcosmos y las influencias cósmicas en la creación … Una oración establece esta ley de correspondencias: lo que está abajo es como lo que está arriba y lo que está arriba es como quien está abajo, hacer milagros de lo mismo. La oración mágica debe estar bien dicha, porque: “bendecir”, etimológicamente significa “decir bien”. El verbo es el vehículo más seguro, más poderoso de la voluntad, porque provoca vibraciones, ondas de choque que se ensanchan en círculo hasta los límites del universo desde el que se reflejan hacia el centro de este teatro circular donde el hombre se agita. La palabra debe estar sintonizada a la longitud de onda, debe ser pronunciada. En la oración mágica corsa, generalmente es necesario pronunciar el nombre y, sobre todo, el nombre del paciente: el nombre es, por excelencia, la palabra secreta. El nombre secreto es el ser íntimo: es nuestra longitud de onda. “Nombrar es traer; traer es hacer y obedecer. En magia, la pronunciación de un nombre es suficiente para esclavizar, dijo Plinio. La voz que pronuncia una letra con la conciencia de su alcance, evoca un poder que reverbera en los tres mundos.

Deja un comentario