¿Cuánto por la chica?

“Entonces … ¿cuánto cuesta la chica?”

He tratado con tipos como este antes, pero nunca he estado tan desesperado, se nota en mi voz.

“Lo siento, hombre, no se puede”.

“Vamos, no me jodas, ¿cuánto?”

La ira se escapa de mi garganta, no me arriesgaré a perder a la chica. Ella merece algo mejor que vivir el resto de su vida pudriéndose.

“Mira, te lo dije, no la estamos vendiendo. ¡Ahora lleva tu culo a casa, viejo!”

Mi frente se arruga, sigo presionando – “No pretendas que no hay un precio, solo dime de qué se trata, ¡pagaré cualquier cosa! Solo dime ¡¿CUANTO POR CHICA?!.. Realmente piensas que ella es especial, ¿eh?”.”

Asiento con la cabeza.

“Bueno, este es el trato, amigo: estamos a punto de irnos. Y estamos ya listos. Así que, francamente, creo que tu mejor opción, es ir a los muelles e intentar encontrar a alguien más. La chica no irá a ningún lado, ¿Capisce?

Miro a la chica, es muy linda. Acaba de florecer en una mujer joven. Hermosa. Sé que va a estar mal si la llevo a casa conmigo. Pero no puedo evitar lo que no controlo.

“Mira, NO HAY nadie más. Ahora, ¿podrías escucharme, escuchar la razón, por un minuto? Ella es perfecta, la amo, quiero cuidar de ella. ¡Así que MIERDA! ¿Cuánto por la niña? ¡¿Hijo de puta?!”

“Nah, hemos terminado aquí. Jodete, que tengas una buena vida. ¡Oh, y – mantente a salvo!”

Con los ojos llorosos y el corazón nauseabundo, observo cómo el barco comienza su partida: la última evacuación de nuestra isla en cuarentena.

“Lo siento querido … lo intenté, pero ya no había espacio” susurro entre sollozos, agarrando a mi nieta en mis brazos.

Deja un comentario