Historia de Cupido y Psique

Psique era la más joven entre tres hijas de un Rey y una Reina en la antigua Grecia. Su belleza era tan encantadora no solo para los humanos sino también para los dioses, algunos creían que era la hermana menor de Venus (Diosa del amor y la fertilidad), mientras que otros creían que ella era la encarnación de Venus. La gente de todas partes estaba asombrada de su belleza e incluso le ofrecían ofrendas.

Por supuesto, los Dioses / Diosas griegas tenían la habilidad de ponerse celosos por los mortales una y otra vez y Venus no era diferente. Inicialmente, Venus estaba celosa de Psique, que se convirtió en indignación en los cielos, ya que incluso sus subordinados estaban alabando la belleza de Psique. Venus, escandalosamente envió a su hijo Cupido y le pidió que golpeara a Psique con su flecha de amor para que ella se enamorara de cualquier cosa horrible que se le presentara.

Cupido siguió las órdenes de su madre y fue a dispararle a Psique con su flecha de amor, pero cuando la vio, quedó tan hipnotizado que accidentalmente se disparó con su propia flecha y se enamoró irrevocablemente de Psique, ya que ella fue la primera persona que vio después. atravesándose con su propia flecha.

Como la belleza de Psique era casi divina, era imposible encontrar una pareja adecuada para ella. Sus padres ahora convencidos de que son meros sujetos de la ira de los dioses, fueron al Oráculo de Apolo y le pidieron que les contara sobre el futuro de su hija. En lugar de dar alguna predicción reconfortante, Oracle tenía una inquietante reserva para ellos. Ella les dijo que la virgen tendrá un marido inmortal esperándola en la cima de una montaña. Sería un monstruo que no podría ser resistido por ni mortal ni por dios.

Psique aceptó su destino y siguió el consejo de Oracle que subió a la cima de la montaña esperando a su esposo con atuendo funerario. Pronto fue arrastrada por los vientos y llevada a un valle donde se encontraba un castillo tan alto y magnífico que claramente no podría haber sido hecho por ningún mortal. Psique entendió que este era su nuevo hogar donde tendría que esperar a su esposo. Esta suposición suya se verificó pronto por la voz que resonó cuando ella caminaba por el pasillo dorado del castillo. La comida en el castillo se servía sola y siempre acompañada por el dulce sonido del lyer que parecía que el mismo Orfeo tocaba para el entretenimiento de Psique. Ella fue a la habitación de arriba y por la ventana esperó a que su destino se desenredara.

Leer también:  SLEIPNIR, El caballo de Odín

He aquí, esa noche, Cupido llegó al castillo. Como era una noche muerta, no podía ver su rostro. Cupido dijo que quería mantenerlo así, ya que no quería que ella lo viera. Él le advirtió que si lograba verlo, sería su último encuentro. Psique, que no quería perder a su esposo, lo cumplió y se dedicaron al coito. Cupido siempre solía venir en la oscuridad de la noche y solía abandonar el castillo antes del amanecer para proteger su identidad. Pronto Psique quedó embarazada.

Un día, sus dos hermanas fueron a visitarla al castillo. Psique hizo todo en su hospitalidad, pero al ver su lujoso y divino estilo de vida, los celos de sus hermanas se apoderaron de ellos. Le aconsejaron que ella es la esposa y que debería haber visto la cara de su esposo. ¿Quién en este mundo no ha visto la cara de su esposo? Ellos rieron. Psique, que quedó bajo su influencia, decidió que esta noche definitivamente vería cómo se veía su marido.

En la noche, después de que tuvieron coito y Cupido estaba durmiendo a su lado, Psique encendió una lámpara y una daga por si tenía que matar al monstruo si él la dominaba. Mientras lo hacía, tropezó con el carcaj de Cupido que él había mantenido a un lado mientras dormía y a la luz y vio a la criatura más hermosa que había visto en su vida. Ella se quedó estupefacta, apasionadamente enamorada ahora y en su estado de ausencia mental derramó un poco de aceite de la lámpara sobre su cuerpo que lo quemó y lo despertó. Cupido, disgustado por la traición de Psique, se fue volando. Psique corrió tras él y solo pudo seguirlo hasta las orillas del río que ella no podía cruzar.

Psique vagó por días y visitó muchos templos pidiendo ayuda. Pero todos los dioses sabían de la enemistad de Venus hacia Psique y nadie se atrevió a cruzar a Venus especialmente a favor de un mortal. Finalmente, llegó a Venus ella misma. Venus, disgustada después de ver a Psique, la arroja a merced de sus dos hijas, Preocupación y Tristeza, quien la tortura, le arranca la ropa y la insulta por concebir un hijo en matrimonio ilegítimo. Venus luego le arrojó un montón de mezcla de granos: trigo, cebada y garbanzos y le dio la tarea de separarlos por la noche mientras Venus iba a asistir a una fiesta. Al ver esto, una hormiga se compadeció de ella y reunió a un gran ejército de hormigas que separaron el lote en poco tiempo. Cuando Venus regresó y estaba furioso al ver que Psique pudo completar la tarea.

Leer también:  Ettin

Venus le dio su segunda tarea de obtener las pulgas doradas de una violenta oveja de cabello dorado que pastaba al otro lado del río. Las ovejas tenían una reputación infame de destripar personas. Cuando Psique estaba a punto de perder la esperanza, el dios del río le muestra cómo puede recuperar las pulgas de los arbustos (cañas) que las ovejas habían dejado mientras pastaban por sus caminos. Psique fue capaz de recuperar eso y se lo presentó a Venus.

Venus entonces le dio la tercera tarea de recoger el agua negra que se produjo en la unión de los ríos Styx y Cocytus. Psique se aventuró a las montañas en las que fluían los ríos, pero se encontró con dos dragones feroces. Desesperada y salvándose del fuego de los dragones, vio un águila gigante que se acercaba a los dragones, casi deslizándose a través de ellos y finalmente matándolos. Psique llegó a saber que Júpiter había enviado al águila para salvarla en su viaje para encontrarse con su esposo.

Para su tarea final, Venus le pide que vaya al inframundo con una caja y obtenga en ella la belleza de Proserpina, la reina del inframundo. En su camino, fue guiada por el discurso de la torre que le dijo que se abstuviera de figuras ominosas que acecharían en su camino hacia el inframundo. Le aconsejaron que evitara al hombre muerto nadando en el río que dividía a los vivos y muertos y a una anciana que tejía, todos rogando por su ayuda. Psique los ignoró a todos. Le dio el pastel a Cerberus, el perro de tres cabezas del inframundo, para distraerlo y trajo dos monedas para hacer el viaje de regreso desde el inframundo en el bote.

Leer también:  Cegua de Costa Rica

Cuando Psique finalmente llegó a Proserpina, escuchó atentamente su terrible experiencia y la compadeció. Le quitó la caja y encantó algunas palabras, diciendo que había capturado algo de su belleza en esta caja. En su camino de regreso a casa, Psique se sintió abrumada por la curiosidad y abrió la caja. La caja estaba vacía, pero tan pronto como la abrió, cayó en un sueño profundo.

Mientras tanto, Cupido se curó de sus quemaduras y sale de la casa de Venus para encontrarse con Psique. La encontró durmiendo a las puertas del inframundo y le roba el sueño y lo guarda en la caja. Finalmente le presentaron la caja a Venus, cuya ira en Psique había disminuido al ver su determinación de conseguir a su marido.

A Psique se le ofreció un trago de inmortalidad para hacerla divina para que Cupido y ella puedan casarse como iguales. Después de la consumación de su matrimonio, Psique dio a luz a su hijo Voluptas (que significa placer).

Deja un comentario