El faro de Nuevo Londres

El faro es famoso por las historias que circulan sobre la presencia de un fantasma que presuntamente frecuenta el edificio pues los fareros que lo habitaban hace años, antes de automatizarse la gestión, informaron sobre extraños sucesos paranormales.

Puertas que se abrían o cerraban en mitad de la noche, la televisión y la radio que se encendían y apagaban de manera inexplicable y en algunas zonas de la casa había una sensación muy intensa de frío.

La historia cuenta que en una fecha no del todo clara, entre 1920 y 1930, uno de los fareros, John Randolph apodado «Ernie», al conocer que su joven esposa le había sido infiel con el capitán de un ferry de la zona y deprimido por el engaño, se suicidó saltando desde el techo del faro.

Desde entonces, el fantasma de Ernie deambula errante y, de vez en cuando el pálido espectro de un hombre alto y barbudo, que va vestido con un claro impermeable, es visto rondando la zona.

Un reportero de la televisión de Japón pasó una noche en el interior del faro para investigar la historia de Ernie manifestó que durante toda la noche se escucharon unos susurros ligeramente audibles.

Leer también:  el niño que desapareció y regreso a los 60 años

Deja un comentario