El extraño matrimonio

5/5 - (1 voto)

Existía un matrimonio, como cualquier otro, a decir verdad, con sus discuciones, peleas y demas, tenian un hijo pequeño, de 5 años, el cual tenia que escuchar constantemente las peleas de sus padres, que cada vez iban en aumento, una noche mientras el pequeño dormía placidamente en su cuarto, comenzó una discución entre sus padres poco común, dejando fuera sólo los gritos, pasando a los golpes y palabras muy, muy fuertes. El padre ebrio, en un arranque de furia tomó a la madre y la arrojó contra el suelo, ella recibió el impacto en el filo de un escalón, justo en la nuca.

El hombre al notar que su hijo seguía dormido corrió con el cadaver de su esposa y se perdió en la oscuridad de la noche, al regresar a su casa por la mañana, todo sucio y lleno de mugre y lodo, su hijo lo vió y preguntó por su madre. Su padre dudoso, confundido y con cierto temor le dijo: —Mami se tuvo que ir, hijo.

El niño levantó la mirada y viendo fijamente a su padre, hizo una mueca parecida a una sonrisa y le dijo: —Mentiroso

El padre más confundido aún no sabe que contestar y lo deja pasar. Después de algunos días todo comienza a ir normal en la casa, nadie pregunta por la madre. Pero algo extraño sucede con el hombre, comienza a sentir un terrible dolor de espalda, por lo cual decide acudir al médico para aliviar las molestias. El médico le dice que no es nada grave, aún así, le receta un medicamento para el dolor en su espalda, pero el dolor no se va.
Conforme avanzaban los días, notaba extraña la actitud de su hijo, pues para él era normal que sus vecinos no preguntaran por su esposa, pero ¿su hijo? se miraba completamente despreocupado desde el primer día del siniestro.

Leer también:  MALA SUERTE.

Así que fue con el pequeño y confundido, le dijo: —¿Por qué no preguntas por tu mamá nunca? La mayoría de los niños de tu edad desean que su madre esté en todo momento con ellos. El niño con una sonrisa le responde a su padre: — ¿Estás bromeando papi? Todo está bien aquí, sólo tengo una duda…

¿Por qué mami siempre está trepada en tu espalda?…

Fin.

Deja un comentario