El contacto de Albert K. Bender

“Es una posición solitaria la que ocupas cuando has mirado lo fantástico, y no hay nadie que crea que lo has hecho realmente”. Albert K. Bender

El contacto de Albert K. Bender

Albert K. Bender era un apasionado de las historias de terror, el fenómeno OVNI y con un gran interés por lo oculto. Aunque nunca especificó el nombre de las obras o autores, siempre admitió haber leído libros sobre “magia negra”. En el año 1952 fundó el International Flying Saucer Bureau, un club creado para investigar el fenómeno de los platillos volantes y que disponía de un boletín editado en la Flying Review. La IFSB trabajaba tomando como base el folclore de la ufología, y al año siguiente de crearse, ya contaba con mil quinientos afiliados. Entre los años 1952 al 53 comenzó a experimentar una actividad con los llamados Hombres de Negro, recibiendo comunicaciones anónimas con ruidos extraños y amenazas invitándole a abandonar el tema ufológico.

Un día al subir a su piso, que era un ático, vio un resplandor azul que emanaba por debajo de la puerta, y al revisar el interior, encontró todo el piso revuelto y un fuerte olor a azufre. Otra vez, tuvo un encuentro en una sala de un cine. Estando completamente solo, empezó a tener la impresión de que alguien le estaba observando y, al volverse, divisó una figura en la sombra mirándolo con ojos brillantes. En ese instante, cerró los ojos por un momento, y al abrirlos, la figura había desaparecido. Sin embargo, poco después reapareció, causando que Bender se mareara y se desorientara. La situación le asustó tanto que huyó del cine, pero, mientras se dirigía a su casa, la figura siniestra le fue siguiendo mientras miraba los escaparates de los comercios.

Nuevamente, fue testigo de una materialización de algún tipo de entidad en su propio piso. Según contó, durante una reunión entre miembros de la IFSB vio la misma luz azulada que la otra vez, pero proyectada desde su habitación. Cuando abrió la puerta, allí estaba una bola brillante de luz azulada con lo que parecía ser un cuerpo en el centro. Llamó a la entidad, pero esta se desvaneció al momento dejando atrás una imagen temporal de dos ojos brillantes. Una vez más, el hedor a azufre llenó la habitación.

Bender y parte de sus compañeros del IFSB tomaron la decisión de “enviar un mensaje telepático a los visitantes desde el espacio” y el 15 de marzo fue elegido como “El día de la comunicación”. Se coordinó entre los miembros de la IFSB que el mensaje se haría efectivo el 15 de marzo de 1953 a las 6 pm, y todos debían intentar contactar simultáneamente. Algunos miembros del grupo se tomaron a mofa el medio de contacto, pero otros, se tomaron a mal la idea al verlo como un sistema de lo oculto y siendo en sí misma una invocación.  Aunque Albert no desistió y siguó adelante.

Realmente, a los miembros que pusieron el grito en el cielo al considerar que se percibía ocultismo en este proceder no les faltaba razón. Pues el mensaje telepático para los “visitantes” sonaba muy familiar para estudiantes de grimorios o magia salomónica:

“¡Llamando a los ocupantes de una nave interplanetaria! Llamando a los ocupantes de naves interplanetarias que han estado observando nuestro planeta TIERRA. Nosotros de IFSB deseamos ponernos en contacto con ustedes. Somos tus amigos y nos gustaría que aparecieras aquí en la TIERRA. Su presencia ante nosotros será recibida con la mayor amistad. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para promover el entendimiento mutuo entre su gente y la gente de la TIERRA. Por favor ven en paz y ayúdanos en nuestros problemas TERRENALES. Danos alguna señal de que has recibido nuestro mensaje. Sea responsable de crear un milagro aquí en nuestro planeta para despertar a los ignorantes a la realidad. Déjanos saber de ti. Somos tus amigos”

El texto si se compara con “El conjuro para invocar cualquiera de los espíritus” la Lemegeton Clavicula Salomonis (Llave Menor de Salomón), tiene similitudes más que fehacientes en su sistema:

“Yo te invoco y te conjuro, ¡oh espíritu N ! (nombre del espíritu) y estando armado de poder por la Majestad Suprema, yo te ordero enérgicamente, por Beralanensis, Baldachiensis, Paumachia, y Apologiae Sedes; por los Príncipes más Poderosos, Genios, Liachidae y Ministros ‘de la Bóveda Tartárea; y por los Príncipes Jefes del Trono de Apología en la Novena Legión, yo te invoco, y por la invocación te conjuro. Y habiendo sido armado con el poder de la Suprema Majestad, yo te ordeno enérgicamente, por el que habló y fue hecho, y al que obedecen todas las criaturas; también, yo, que habiendo sido hecho a la imagen y semejanza de Dios, envestido de poder por Dios y creado de acuerdo a su voluntad, te exorciso por el poderoso nombre de Dios, EL, fuerte y poderoso, oh tú espíritu N ! Yo te ordeno, por el que habló su palabra y cuyo mandato nombres Adonai, El, Elohim, Elohi, Ehyeh, Asher Ehyeh, Zabaoth, Elión, lah, Tetragrammaton, Shaddai, Señor Dios Supremo; yo te exorciso y enérgicamente te ordeno, ¡oh tú espíritu N!, que aparezcas ante mí, aquí ante este círculo, en forma humana agradable, sin ninguna deformidad o tortuosidad; y por este Nombre Inefable. Tetragrammaton lehovah. el cual al ser escuchado los elementos son arrojados, el aire es sacudido, el mar se retira, el fuego se extingue, la tierra tiembla y todas las huestes celestiales, terrestres e infernales tiemblan juntas y son confundidas, te ordeno. Por lo tanto, ven, ¡oh espíritu N ! sin tardanza, de cualquier parte del mundo donde puedas estar, y contesta racionalmente todas las preguntas que pueda hacerte. Ven, apacible, visible y afablemente, ahora y sin tardanza, manifestando lo que pueda desear. Ya que eres conjurado por el Dios Verdadero y Viviente, Helioren, por lo que acata mis mandatos y cúmplelos permaneciendo hasta el final, de acuerdo con mis intereses, hablando afablemente y visible ante mí con una voz clara e inteligible, sin ambigüedades”

Esa noche, fue a su habitación a las 6 de la tarde, apagó las luces, se metió en la cama, repitió este conjuro tres veces y luego experimentó lo que se conoce como una experiencia extracorporal u OBE. Describió oler el mismo azufre y tener la sensación de estar paralizado. Su cabeza se llenó de luces azules parpadeantes y luego se encontró flotando a un metro por encima de su cuerpo. Posteriormente, se enfrentó a una figura sombría construida de niebla amarilla con una voz que le ordenaba interrumpir sus investigaciones sobre los “misterios del universo”.  La entidad que conjuró no le estaba diciendo que dejara de investigar OVNIs, sino la existencia misma y trataba de disuadirlo de estudios ocultistas. La entidad se asemejaba lo que llaman en la literatura esotérica como el Morador del Umbral.

De Glamour: A World Problem (Alice Bailey):

“El Morador del Umbral es ilusión -espejismo, tal como lo comprende el cerebro físico y lo reconoce como aquello que debe ser superado. Es la forma de pensamiento desconcertante con la que se enfrenta el discípulo cuando busca atravesar los espejismos acumulados de las edades y encontrar su verdadero hogar en el lugar de la luz.

El Morador del Umbral no emerge de la niebla de la ilusión y el espejismo hasta que el discípulo se acerca a las Puertas de la Vida. Solo cuando pueda captar tenues vislumbres del Portal de Iniciación y un destello ocasional de Luz del Ángel de la Presencia, que está esperando junto a esa puerta, podrá enfrentarse al principio de  dualidad , que está encarnado para él en el Morador y el ángel. . . .”

Psicología Esotérica, vol. II

“El Morador del Umbral se considera a menudo un desastre, un horror que debe evitarse, un mal final y culminante. Quisiera recordarles aquí, sin embargo, que el Morador es ‘aquel que está ante la puerta de Dios’, que habita a la sombra del portal de la iniciación, y que se enfrenta al Ángel de la Presencia con los ojos abiertos, como en las antiguas Escrituras lláman”

En julio de 1953, Bender volvió una vez más oler a azufre en su habitación del ático. Mientras se preparaba para irse a la cama, se sintió mareado y sufrió otro ataque repentino de parálisis del sueño. Enfrentándose esta vez a tres entidades, diferentes a las anteriores y más claras vestían traje negro y sombrero (similares al “hatman”, arquetipo de una figura sombría con sombrero muy común en la paranormalidad popular). Curiosamente, los entes se mostraron flotando a varios pies del suelo.

Estos seres le entregaron una pequeña moneda o disco de metal y le dieron una palabra de poder (Kandik), siendo la clave para llamarlos por radio. Otra día, sin cesar en su intento de contactismo experimentó una nueva experiencia OBE, que se manifestó en lo que parecía ser una experiencia de abducción al ser llevado a una “nave espacial”.

Tuvo más aventuras extracorpóreas después de este evento, incluido un viaje a una supuesta base alienígena en la Antártida y otras bases subterráneas. Llegado a este punto, Bender abandonó por completo el tema de los ovnis y “huyó de la ufología” mudándose a Los Ángeles. Allí permaneció en su retiro hasta en 1963, cuando resurgió para publicar Flying Saucers and the Three Men, el relato de su historia.

La historia de Bender es una exposición fascinante entre lo oculto y la ufología, dos temas que están más que intrínsecamente vinculados.

Deja un comentario