Relato de un asesino

Ahí estaba yo, mirándote fijamente, estabas tan linda con ese vestido rojo, rojo sangre, el olor de tu cabello estremecía cada rincón de mi cuerpo, tu cabello negro y suave como la seda, tu piel pálida que parecía porcelana, tus mejillas rojas, tus ojos negros como la noche me envolvían, como tus brazos sin movimiento.

Aquí estás tú, sin movimiento, sin aire, sin decirme nada, eres mía, tan sólo mía y nadie más mi pequeño crimen. Tus carnosos labios los besaba frágilmente, pero mordías como una fiera devorando a su presa cuando estabas conmigo, como olvidar cuando te hice mía, tu cuello, tu perfecto cuello con ese perfume de Gardenia, degollado por mí, cada beso en la herida era deliciosa, probar tu dulce sangre, tus senos tal lindos, me gustaría que estuvieras aquí conmigo de nuevo, estar contigo entre tus brazos como lo soñé era estar en el cielo y en el infierno, mi pequeño crimen.

Como no recordar el dulce sabor de tu sangre, como te lo prometí iría a los fines de la tierra sólo por ti, por hacerte sentir mi amor, espero que hayas pasado bien como yo, espero algún día poder volver a probar tu sangre tan dulce, mi pequeño crimen.

Escrito por Tomino.

Leer también:  Historia de una amiga.

2 comentarios en «Relato de un asesino»

Deja un comentario