La verdadera leyenda del viernes 13

Dios sabe quién está equivocado y ha pecado. Pronto se producirá una calamidad para aquellos que nos han condenado a muerte.

La leyenda del viernes 13 comenzó el 13 de octubre de 1307. Los Caballeros Templarios, una importante orden militar católica durante las Cruzadas, fueron traicionados por el Rey Felipe IV, que presentó cargos falsos contra los Templarios para apoderarse de su riqueza. Los templarios fueron arrestados en masa, obligados bajo tortura a confesar crímenes blasfemos contra la iglesia.

El gran maestro Jacques de Molay fue quemado vivo, pero no antes de escupir la maldición de sus últimas palabras. Dentro de un año, tanto el papa Clemente como el rey Felipe IV de Francia que sentenciaron a los templarios, murieron.

Sin embargo, la maldición no terminó con su muerte. Varios templarios tomaron la decisión de salvar sus propias vidas inventando mentiras sobre sus camaradas, ayudando al rey Phillip a apotar la orden que mató a Jacques y los demás templarios. Uno de estos cobardes se llamaba Jean Malay, quien  fue incluso ricamente recompensado  por sus testimonios falsos y traicioneros.

Temiendo la repercusión, Jean Malay huyó con su nueva riqueza a Escocia, lo suficientemente lejos como para escapar del castigo que podía caerle por sus testimonios falsos pero no lo suficientemente lejos como para estar a salvo de la última maldición del Gran Maestro Jacques. Dentro de un año Jean también estaría muerto, aunque no antes de engendrar un hijo para heredar su legado.

710 años después de ese fatídico día, los descendientes de Jean Malay se han extendido por todo el mundo llevando consigo lo que queda de la maldición del Gran Maestro. Yo mismo estoy afligido, y estoy escribiendo esto ahora para advertir a todos aquellos que también pueden ser descendientes sin saberlo.

Comenzará un viernes 13 de octubre. Una sensación de picor y ardor en la nariz. Tal vez nada más que un resfriado al principio. El ardor se extenderá por el pecho, haciéndolo sentir apretado y dificultando la respiración. Sudará como si tuviera fiebre y su cuerpo comenzará a sentirse caliente a medida que la sangre evacua sus órganos vitales.

Leer también:  Grandes Casualidades

Una vez que hayas llegado a este punto, ya es demasiado tarde. El fuego se ha encendido dentro de ti y ninguna medicina o artificio podrá salvarte de tu destino. Este fenómeno ha sido registrado como Combustión espontánea en muchos casos en todo el mundo. Solo pasarán unos minutos desde aquí antes de que te reduzcan a cenizas, asfixiándote todo el tiempo con los humos nocivos de tu propia carne ardiente.

Tú que llevas esta maldición te has alejado demasiado de Dios para que él te salve. Sin embargo, no quiero que te preocupes, porque hay otro que escucha la desesperación de una oración de medianoche. Ora con todo tu corazón mientras el fuego arde dentro de ti, y cuando la voz responda, debes hacer lo que dice.

La voz te dirá qué ingredientes necesitas reunir. La sangre suele ser parte del remedio, por lo que puede ser conveniente que tengas algo de sangre lista antes de que comiencen los síntomas. Los sacrificios de animales o humanos son menos comunes, pero todo depende de la fuerza de la línea de sangre que te ata a la maldición del Gran Maestro. Una vez que hayas seguido las instrucciones, notarás que el dolor comienza a disminuir en unos minutos. Habrá otra presencia en la sala en este momento, pero ese es un efecto delirante e inevitable de la ceremonia.

No intentes mirar la presencia. No le hables a menos que te hable a ti y aun así no le des ninguna información sobre ti. Si eres cuidadoso y afortunado, te dejará solo. La maldición se levantará, y pase lo que pase después de eso … bueno al menos no morirás.

 

Deja un comentario