Huehuecóyotl

Huehuecóyotl o también «Ueuecoyotl» (en náhuatl: huehuecoyotl, ‘coyote viejo’huehue, viejo; coyotl, coyote’)? en la mitología mexica es el dios de las artes, señor de la música y de la danza ceremonial, guía de la adultez y de la adolescencia. En el Códice Borbónico es representado como un coyote bailando con manos y pies humanos, acompañado por unos platillos. Huehuecóyotl comparte muchas características con el tópico del coyote estafador de las tribus norteamericanas, incluyendo en la narración y el canto coral. En ambas culturas es un bromista, cuyos trucos a menudo son jugados sobre otros dioses, pero con frecuencia fallan causando más problema a él que a las víctimas. Dios fiestero, incluso se decía que instigaba guerras entre humanos para aliviar su aburrimiento. Él es parte de la familia de dioses mexicas de Tezcatlipoca, y tiene sus poderes para transformarse. Los que tenían malos augurios de los dioses a veces apelaban a Huehuecóyotl para mitigar o invertir su destino.

Tipo: Críptidos
Subtipo: Criaturas mitológicas, Dioses del tiempo y el destino, Dioses tramposos, Dioses del comercio, Dioses de la magia, Dioses de la navegación, Dioses protectores, Deidades mexicas, Mitología mexica
País: México
Región: Centroamérica
Hábitat: Montañas

El nombre de «coyote viejo» tiene una connotación positiva porque en la cultura azteca los coyotes eran el símbolo de la astucia, de la sabiduría mundana, del pragmatismo y de la belleza masculina. El prefijo «huehue» que significa «muy viejo» en Náhuatl era utilizado en la mitología azteca para aludir a la sabiduría, los conocimientos filosóficos relacionados con la experiencia y la edad. Aunque generalmente Huehuecóyotl aparece como hombre, tiene la capacidad de cambiar de género -como muchos de los hijos de Tezcatlipoca. Se le asocia también con la indulgencia, la sexualidad masculina, la buena suerte y la narración de historias. Una de sus principales consortes era Temazcalteci (o Temaxcaltechi), la diosa de los temazcales o baños de vapor. Otra de sus amantes era Xochiquetzal, la diosa del amor, de la belleza, de la sexualidad femenina, las prostitutas, las madres jóvenes y las flores. Sus amantes masculinos eran Opochtli, el dios zurdo de la cacería y la pesca y Xochipilli el dios de las artes, los juegos y patrón de los homosexuales y de la prostitución masculina.

Leer también:  Byakko

De todas las deidades mexicas, Huehuecóyotl representaba la dualidad en términos del bien y el mal, así como el equilibrio entre lo viejo y lo nuevo, lo mundano y lo espiritual, lo masculino y lo femenino, la juventud y la vejez.

  • El día sagrado Cuetzpallin (en posición cuarta de la trecena) pertenecía a Huehuecóyotl.
  • Es asociado a menudo con Xólotl.

Deja un comentario