Harry Houdini

Harry Houdini: Testigo de la magia

Erik Weisz «Harry Houdini»
(1874-1926)

Erik Weisz nación en Budapest, Hungría el 24 de Marzo de 1874. Era judío, hijo de Samuel Weisz y Cecilia Steiner. Tuvo cinco hermanos. A sus cuatro años se mudaría a Estados Unidos con toda su familia pues su padre se convertiría rabino de una nueva congregación.

Desde temprana edad empezó a trabajar primero limpiando zapatos. También desde pequeño demostró pasión por la magia luego de que su padre lo llevara a ver al Dr. Lynn. Empezó a hacer trucos sencillos acompañado con amigos. Los realizó en las calles haciéndose llamar el Príncipe del Aire.

Huyó de casa a los doce años para trabajar en circos pero regresaría a los 13 cuando su familia vivía en Nueva York. Ahí, con varios empleos, ayudó a mantener a su familia mientras estudiaba magia y se preparaba.

Desde 1882, Erik Weisz empezó a trabajar como verdadero mago desde el trapecismo. Se colocó un sobrenombre inspirado en el mago Jean Eugene-Robert Houdin y el nombre profesional de Erik se volvió Harry Houdini.

Harry Houdini era un mago famoso y reconocido en los Estados Unidos. Estaba especializado en todas las ramas de la magia pero su principal afisión sería el escapismo. Sus trucos constaban de colocarse cientos de esposas, de encerrarse en cajas con cadenas o de atarse múltiples veces y lograr escapar sin rasguño alguno. Los escapistas modernos lo consideran una inspiración.

Pero si bien era aclamado por los escapistas, se volvió el enemigo de los médiums pues, tras la muerte de su madre, Harry Houdini se dedicó a desenmascarar a los médiums a quienes los señalaba como estafadores y charlatanes.

Leer también:  El caso Pearl Curran y la Escritura Automática

Harry Houdini muere de un problema en el Apéndice el 31 de Octubre de 1926 en Detroit, Michigan, Estados Unidos. Cuenta el mito que unos hombres le habían golpeado en el abdomen como un desafío contra el mago y con ello habían provocado su muerte.

Como último acto, Houdini creó el llamado Código de Houdini. El mago le dijo a su esposa que si se moría, la intentaría contactar desde el más allá y hablaría con un código preciso de diez palabras que su esposa recordaría. Esto lo hizo para demostrar que los médiums eran farsantes.

Muchos médiums lo intentaron pero fracasaron rotundamente y ninguno (hasta la fecha) ha conseguido descifrar el Código de Houdini. En honor a este código, cada 31 de Octubre los Médiums hacen una sesión donde convocan a Harry Houdini e intentan que les rebele el código secreto.

Harry Houdini es un Testigo de la Magia porque experimentó y revolucionó el arte de escapar, además de agregar un elemento fundamental de la Mística Moderna: El Código de Houdini.

Deja un comentario