El canino del Jardín

Durante 3 noches seguidas, notamos que nuestra pequeña hija, tomaba comida del refrigerador y se la llevaba al jardín, no habíamos dado mayor importancia a ésto, pues creímos que la dejaba por ahí para que algún animalito entrara y se la comiera…

Sin embargo, en una ocasión pude notar que estaba hablando “sola” pero, era como si alguien le hiciera preguntas, ella estaba respondiéndole a alguien…

Cuando regresó a casa le pregunté, cuál era el motivo para llevarse toda esa comida por las noches, con un tono alegre, me respondió que era para su nuevo amigo, yo pregunté que cuál amigo y ella me dijo que era un perrito que estaba perdido…

Sentí alivio incluso a veces los niños suelen platicar con los animalitos haciendo como que ellos les responden… La noche siguiente decidí esperar a que mi niña fuera a la cocina por más comida , pues tuve una gran idea! Le tomaría una foto al pequeño cachorro para compartirla en mis redes sociales para ver si alguien lo reconocía. Ella entró a la cocina, sacó la comida y se fue al jardín, caminó hasta la reja que delimita nuestra propiedad y se sentó, no lo había notado ni de día pero, había un gran agujero en la cerca, entonces mi hija comenzó a llamarlo, le silbaba y decía “ven perrito”…

Algo no andaba bien, de pronto sentí un fuerte escalofrío y el ambiente se inundó con un asqueroso olor a carne podrida, sentí ganas de vomitar y en ese momento lo escuché, algo se arrastraba y estaba acercándose al agujero en la cerca, cuando de pronto ví brillar un par de ojos rojos, muy aterradores y justo en ese momento tomé la fotografía…

Ahora no se qué hacer, mi hija dice que quiere adoptar al pequeño canino, que ella lo cuidaría muy bien, pero, cómo le explico que eso no es un perrito?…
FIN.

 

Deja un comentario