Siempre delante de mi

Me llamo Cheryl, tengo 11 años y vivo con mi abuela Wilma desde hace 6 años porque perdí a mis padres en un accidente de coche. La abuela Wilma tiene 47 años y trabaja como gerente en el restaurante más popular de Rosewood. Mientras ella trabaja, yo estoy solo en casa escribiendo sobre algunos de los acontecimientos que han puesto mi vida patas arriba y siguen haciéndolo, como como la que voy a relatar.

No duermo mucho por la noche porque todas las noches es la misma historia: mi abuela me lleva a la cama, apaga la luz y se va a su habitación, luego durante la noche tengo la impresión de que un hombre aparece en la oscuridad. Siempre aparece delante de mí, delante del armario.

Parece muy alto y tiene el pelo oscuro. No sé cómo describirlo mejor, pero siento que no es humano, quizás porque aparece en mi habitación de la nada o quizás por su altura o por sus afilados dientes que parecen más pequeños de lo normal y muy numerosos. Al principio no me asustó mucho, pero me dio una sensación inquietante. Le conté a mi abuela varias veces lo que había pasado en mi habitación por la noche, pero por supuesto no me creyó.

En mi último cumpleaños, mi abuela me regaló una linterna para que cada vez que el hombre apareciera, yo pudiera iluminarle.

Una noche, el hombre me miró y empezó a enseñar los dientes, como si buscara algo para morder o, peor aún, para destrozar. Decidí utilizar la linterna, pero en cuanto lo hice, el hombre giró la cabeza e hizo un ruido molesto, e inmediatamente se escondió debajo de mi cama. Rara vez he utilizado la lampara porque la reacción del hombre me asustaba y aún lo hace. Siempre que uso la linterna, no puedo dormir después, porque la idea de que esté en mi habitación sin que yo lo vea me perturba, así que siempre me veo obligada a apagar la luz.

Leer también:  Descifran la “carta del Diablo”

En verano se pone peor. A menudo me he encontrado en el patio en mitad de la noche, en pijama y con una linterna en la mano, sin saber cómo he llegado allí. Varias veces mi abuela tuvo que salir y traerme de vuelta al interior. A menudo me encontraba mirando las ramas de los árboles, que se movían como si alguien las empujara con gran fuerza. Mi abuela pensaba que era sonámbula o algo así.

Una tarde lluviosa, decidí subir al desván y rebuscar en cajas viejas. Encontré un periódico amarillento, lo hojeé y mi vista se posó en un artículo sobre un hombre que, tras ser robado y torturado, había muerto de un disparo y se había quedado con los ojos abiertos frente a un armario. Al seguir leyendo, descubrí que el piso donde se había cometido el atroz crimen era donde vivía. La policía no había encontrado el cuerpo hasta unos meses después del asesinato, pero había desaparecido inmediatamente en el aire.

Inmediatamente pensé en el hombre que veía todas las noches.

El 6 de julio fue la peor noche de mi vida. Kimy, mi mejor amiga, vino a dormir a mi casa. Quería mostrarle al hombre. Encendí la luz y apunté en dirección al armario: el monstruo produjo su habitual grito y chasquido. Di un salto, mientras Kimi me preguntaba qué estaba pasando. En ese momento, me di cuenta de que era la única que podía ver la misteriosa figura. Inmediatamente le dije a mi amiga: «¡Te lo has creído! Era una broma para asustarte». Prefería mentir porque podría decir en el colegio que me estaba inventando historias o que era una mentirosa o algo así. Y yo no estaba de acuerdo con eso y no quería que arruinara mi reputación.

Leer también:  El reptiliano de La Yesa

Mientras Kimy dormía, el hombre se movió y se puso a mis pies. Por primera vez me habló: «Si vuelves a intentar mostrarme a los extraños, te destrozaré… Y lo haré lentamente, para que sufras.

Después de unos segundos, para demostrarme que no estaba bromeando, atacó a Kimy, la mordió tan fuerte que le arrancó el brazo y luego se lo tragó en pedazos. Estaba aterrorizada y no intenté detenerlo por miedo a ser la siguiente víctima. Si lo hubiera hecho, me habrían matado. Al día siguiente, Kimy se despertó con el brazo (el mutilado) en su sitio. Sin embargo, había algo que me molestaba aún más que el brazo reaparecido, y era por qué podía ver al monstruo y por qué estaba allí. por qué yo podía ver al monstruo y los demás no. Ahora siempre me aterra que me pase lo que le pasó a Kimy.

Una noche estaba viendo una película de terror con mi abuela y en una escena apareció un hombre que era exactamente igual al que veo todas las noches. Quería respuestas aunque tenía miedo de hablar con este horrible individuo. Al final me armé de valor y decidí enfrentarme a él.

La noche siguiente esperé a que el ser apareciera y, con autoridad pero también con mucho miedo, le hice dos preguntas. La primera: «¿Por qué apareces en la película que vi ayer con la abuela?«. La segunda: «¿Por qué soy la única que puede verte?«. Me pidió que me acercara al espejo. Lo hice. Mi imagen no se reflejaba y eso me asustaba. Tras unos segundos, el hombre me dijo que pusiera la mano en el espejo. Seguí su indicación para obtener respuestas: mi mano atravesó increíblemente el espejo y él susurró:

Leer también:  El ascensor misterioso

«Los espíritus pueden verse».

1 comentario en «Siempre delante de mi»

Deja un comentario