OLOR A MUERTO.

5/5 - (1 voto)

No puedo respirar, me quema en cada bocanada de aire.
Todo tiene un principio y también un final.
Este es el mío…

Todo empezó cuando llegué a esta casa, me mudé hace 7 meses, al llegar pude notar un olor extraño, supuse que se debía a que la casa era antigua y tenía mucho tiempo deshabitada, me instale y en un par de semanas ya había hecho el lugar mío.

Al poco tiempo me percaté de que el olor extraño aún no desaparecía, opté por poner velas aromáticas y algunos inciensos por toda la casa, y funcionó. Un día mientras tendía la ropa en el amplio patio me di cuenta de que todas las plantas que había ahí estaban muertas, la tierra incluso estaba seca a pesar de ser temporada de lluvias, comencé a salir más seguido al patio, cosas extrañas pasaban, estaba muy distraída, no podía ni concentrarme en el trabajo y mi rendimiento bajó, solo pensaba en ese patio, había algo que me atraía mucho a él, pasaba largas horas ahí, cómo si algo o alguien me llamará, me di cuenta de que ese olor extraño era más perceptible ahí.

Una mañana decidí arreglar el patio, pinté las jardineras, compré semillas y composta, fui reemplazando planta por planta con semillas, hasta que llegue a una esquina, esa jardinera me parecía particularmente bonita, la imaginé con rosales grandes y hermosos, sin perder tiempo me arrodillé para remover la tierra, de pronto un olor nauseabundo llegó a mí, ese olor extraño de toda la casa provenía de ahí.

Continúe quitando tierra y poco a poco fui descubriendo un pedazo de tela, de inmediato pensé que tal vez alguien había enterrado una especie de amarre que por esos lugares eran comunes. Jale con fuerza el pedazo de tela y un polvo grisáceo se esparció alrededor de mí, tuve reacción alérgica y pase días enteros con los ojos llorosos y con estornudos consecutivos, cuando me recupere un poco volví a la jardinera a terminar lo que había empezado, no me tomo mucho tiempo descubrir que lo que estaba ahí enterrado no era un simple amarre, sino los restos de un cuerpo.

Leer también:  Mi Papá...

De inmediato llame a la policía y se hicieron los procedimientos pertinentes, reconocieron el cuerpo y yo seguí viviendo en esa casa, pero el descubrimiento de ese cadáver solo empeoró las cosas para mí, desde entonces no hay noche en qué duerma plácidamente, siempre tengo pesadillas y despierto agitada y sudorosa, lo sueño a él, me ha dicho que tomara mi vida como tomaron la de él, sé que lo hará, está dentro de mí desde aquel día que inhale sus cenizas, cuando supe que ese olor extraño era él; olor a muerto, me está matando de a poco y le gusta causarme dolor, busque ayuda pero es inútil, entró en mí y sólo saldrá con mi último suspiro.

Deja un comentario