Nuestra Señora de la Ortiga

Nuestra Señora de la Ortiga

Nuestra Señora de la Ortiga es una advocación con que se venera en el catolicismo a la Santísima Virgen María tras la aparición mariana que tuvo lugar en el siglo XVIII una pastorcita muda en el lugar de Ortiga, en la parroquia de Fátima, en Portugal.

De acuerdo con la tradición, Nuestra Señora apareció alrededor del año 1758 – en el lugar donde actualmente se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de la Ortiga– a una pastorcita que andaba guardando su rebaño ya quien la Santísima Virgen María pidió una ovejita.

La niña, que era muda de nacimiento, respondió a la Señora que no le daría la oveja sin el permiso de su padre quien vivía en el Casal de Santa María.

Entonces la niña se fue corriendo para contarle al padre la petición de la Señora, que se llenó de espanto y de alegría por ver a su hija conseguir hablar y luego la ordenó que hiciera todo lo que la Señora pidiera.

La pastorita regresó al lugar de la aparición para hablar a la Madre de Dios que, en respuesta, le pidió que entonces se construyera una capilla en aquel lugar y donde prometió que habría de conceder muchas gracias.

Después de haber ido el padre con la niña al lugar por esta indicada, encontró una imagen de la Virgen María sobre una piedra entre ortigas y que se llevó consigo al Casal de Santa María, pero la imagen desapareció de allí para luego ser vista nuevamente en el lugar original entre las ortigas.

Se construyó una pequeña capilla en el lugar de la aparición de Nuestra Señora, la cual luego fue ampliada dando pues lugar a un santuario.​

Leer también:  EL MISTERIO DE WESTWOOD

En 1801, el Papa Pío VII concedió una indulgencia plenaria a todos los peregrinos que visitaran el santuario mariano en el primer domingo de julio y en los dos días siguientes, y que los fieles deben observar las condiciones prescritas: el de haberse confesado previamente, haber recibido la Sagrada Comunión (en estado de gracia) y rezar por el Papa.

Deja un comentario