La misteriosa desaparición de Antoine de Saint-Exupéry

La misteriosa desaparición de Antoine de Saint-Exupéry

Antoine Marie Jean-Baptiste Roger Conde de Saint-Exupéry (Lyon, 29 de junio de 1900 – Mar Mediterráneo, cerca de Marsella , 31 de julio de 1944) fue un aviador y escritor francés, autor de la famosa obra El principito.​

Quedó huérfano de padre a la temprana edad de 4 años, se crio con su madre en Lyon, acabó el bachillerato en 1917, en el colegio marianista Villa Saint-Jean de Friburgo (Suiza) y, tras ser rechazado en la escuela naval, se hizo piloto cuando estaba cumpliendo el servicio militar en 1921, en Estrasburgo.​

A finales de 1927 fue destinado como jefe de escala a Cabo Juby, entonces bajo administración española, donde inició con cierta constancia su vocación literaria pues en 1928 se trasladó a Sudamérica y en 1929 se publicó Courrier sud y a finales de 1930 Vol de nuit.

Vivió en Concordia, Argentina, pero en Buenos Aires conoció a quien sería su esposa, la millonaria salvadoreña Consuelo Suncín, y fue nombrado director de la empresa Aeroposta Argentina, filial de la Aéropostale, donde tuvo la misión de organizar la red de América.

A partir de 1931, la progresiva bancarrota de la Aéropostale puso término a uno de los capítulos más épicos de los pioneros de la aviación, aunque todavía se extenderían sus hazañas hasta la revolución aeronáutica provocada por la Segunda Guerra Mundial.​

Descontento con su participación pasiva en el conflicto y habiendo sido rechazado sistemáticamente como piloto en la primavera de 1944, fue destinado a Cerdeña y luego a Córcega en una unidad de reconocimiento fotográfico del frente alemán previo a lo que sería el desembarco aliado en Provenza.

La última misión de reconocimiento de Saint-Exupéry fue para recoger información para la inteligencia sobre los movimientos de las tropas alemanas en el valle del Ródano y sus alrededores antes de la invasión aliada del sur de Francia (Operación Dragon).

Leer también:  El supuesto tesoro de Jean Lafitte

El 31 de julio de 1944, a las 8:45 horas, despegó a bordo de un Lightning P-38 sin armamento de una base aérea en Córcega, con una autonomía de vuelo de 6 horas.​

Como no regresó, a las 13:00 el capitán René Gavoille (comandante de la escuadra) advirtió a los radares acerca de la desaparición de Saint-Exuperý pues a las 14:30, el avión se dio por desaparecido.

El 1 de agosto, una mujer informó haber visto un accidente aéreo alrededor del mediodía, cerca de la bahía de Carqueiranne junto a Tolón y un cadáver sin identificar con insignias francesas fue encontrado varios días después al este del archipiélago Frioul al sur de Marsella y enterrado en Carqueiranne en septiembre.

El 7 de septiembre de 1998,​ un pescador llamado Jean-Claude Antoine​ Bianco encontró, a media milla náutica (927 metros) al este de la isla de Riou (unos 20 km al sureste de Marsella), una pulsera de plata de identidad con el nombre de Saint-Exupéry y el de su esposa Consuelo y sus editores, Reynal y Hitchcock, enganchado a un trozo de tela, probablemente de su traje de vuelo.

El 23 de mayo de 2000, un buzo llamado Luc Vanrell encontró los restos de un P-38 Lightning esparcidos en el fondo del mar sito a media milla náutica (927 metros) al este de la isla de Riou, cerca de donde se había encontrado el brazalete.

Los restos del avión fueron recuperaron el 3 de octubre de 2003 y el 7 de abril de 2004, varios investigadores del Departamento de Arqueología Subacuática confirmaron que los restos del avión encontrados eran los del Lightning P-38 F-5B de reconocimiento de Saint-Exupéry.

Pese a que no se encontraron marcas o agujeros atribuibles a disparos no fue considerado significativo, ya que solo se recuperó una pequeña parte de la aeronave y en junio de 2004, los fragmentos fueron entregados al Museo del Aire y del Espacio en Le Bourget.​

Leer también:  El libro de Job

La ubicación del lugar del accidente y el brazalete está a menos de 80 km por mar de Carqueiranne, donde se encontró el cadáver de un soldado francés desconocido, por lo cual es posible, aunque no se ha confirmado, que ese fuese el cadáver de Saint-Exupéry, que fue llevado hasta ahí por las corrientes marinas tras el accidente.

En 1982, el alemán Günther Stedtfeld (expiloto de la escuadrilla Molders, de la aviación alemana) encontró en un número de 1972 de la revista alemana de aviación Der Landser un informe y una carta de las que dedujo que quizá Saint-Exupéry podía haber sido abatido por un caza alemán y precipitado al mar.

En marzo de 2008, el periodista alemán Horst Rippert expiloto de la Luftwaffe narró a La Provence, un periódico de Marsella, que atacó y derribó un P-38 Lightning el 31 de julio de 1944 en la zona donde se encontró el avión de Saint-Exupéry.​

Rippert, que estaba en una misión de reconocimiento sobre el mar Mediterráneo, dijo que vio y atacó a un P-38 Lightning con un emblema francés, cerca de Tolón, y vio cómo el Lightning se estrelló en el mar.​

Tras la guerra, Horst Rippert publicó un libro donde mencionaba el posible derribo de Saint-Exupéry.​, o sea, su historia no es del todo verificable y fue recibida con escepticismo por algunos investigadores franceses y alemanes.​

Sin embargo, fuentes de archivo contemporáneos que incluyen comunicaciones de radio interceptadas de la Luftwaffe, sugieren así que Saint-Exupéry no fue derribado por un avión alemán.​

Deja un comentario