La Escobería

Clásica imagen de una bruja volando.

Desde el siglo X d. C (o siglo X después de nuestra era) se ha hablado de historias fabulosas sobre personas que srucan los cielos, montados en una escoba.

El mito surge y rodea principalmente a las brujas. En la época Medieval, las brujas eran bastante temidas, eran cazadas por la Santa Inqusición pero no significaba que todas eran atrapadas. Se tenía entonces el estereotipo incorrecto de que las brujas eran unas ancianas horrendas, todo esto parte principalmente de leyendas. 

Una de ellas menciona a una bruja anciana que vivía en lo alto de un monte. Todos siempre la veían barrer con su escoba (que en ese entonces eran de ramas) así que pensaban que usaba aquel raro instrumento para volar pues muchos aldeanos juraban haberla visto surcando los cielos. 

Ya vimos el punto de vista humano, ahora veremos el mágico. En ese entonces no había escoberos por lo que cada bruja o mago creaba su propia escoba. Para darle la habilidad de volar bastaba un simple hechizo. Por supuesto que el volar con una escoba resultaba un crímen ante la Santa Inquisición y los que lo cometieran deberían ser quemados.

Al finalizar la Edad Media, comenzarían a existir escoberías donde se fabricaran escobas para poder volar. Hoy en día ya no hay más escoberías y ya nadie ha visto a alguien volar con escobas. Hay tres teorías de a qué se debe. La primera es que con tantos aviones, helicópteros y otros transportes aéreos, las brujas que vuelen podrían ser atropelladas. La segunda es que las escobas nunca existieron y por eso no existen ahora. La tercera es, como nos muestra JK Rowling, que las escobas siguen siendo usadas en un mundo ajeno al nuestro.

Se le denomina Escobería a la ciencia que estudia las escobas, es una rama de la mysteriulogía. En sí las escobas  no son tan complicadas como las varitas pues la escoba vuela gracias a un hechizo que se le hace. No obstante la ciencia en esto se oculta en hacer una escoba cómoda y equilibrada.

Leer también:  el bosque de los horrores de Ibadan

Las partes de una escoba son:

Ramas: Es la parte con la que debería barrerse. Esta parte es importante puesto que facilita el desplazamientos por sobre el viento. Se le recomienda que se les amarre para así aumentar la velocidad.

Pedales: No todas las escobas lo tienen pero son dos tubos destinados a que el mago o bruja coloque sus pies. Es sólo por comodidad.

Soporte escobal: Es el tramo de madera que une a las ramas y pedales con el resto de la escoba. La medida de esta parte puede variar.

Recargado: Es la parte donde el mago o bruja se debería de sentar para montar la escoba. Para acelerar la velocidad, el mago debe agacharse y para frenar de erguirse justo sobre este punto. La medida puede variar. 

Sostenido: Es el punto donde el mago coloca sus brazos para sostenerse en la escoba y desde donde maneja la escoba. 

Volante: Es la puntita de la escoba y es la encargada de la dirección, el freno, el acelere y la velocidad. El mago la controla desde el sostenido. Desde este punto si quiere girar, el mago tira, si quieren frenar, el mago debe levantar el volante, si quieren acelerar, el mago de bajar el volante.   

Deja un comentario