LA CHICA DEL ANILLO. (Hecho real)

Estaba en la sala de autopsias, eran casi las nueve de la noche cuando me llevaron un paciente (un occiso). Era una chica de aproximadamente 20 años, solo me dijeron que era una adicta a las drogas y que probablemente habia muerto por una sobredosis.

– Que pasa con la juventud de ahora -pensé en voz alta.

Me puse a revisar el cuerpo cuando de pronto vi que tenia un anillo en uno de sus dedos, al cual no le di tanta importancia. Empecé a realizar mi trabajo y a hacer el informe. Termine como 2 horas después, y para colmo estaba solo ya que mi ayudante se había enfermado y quien iba reemplazarlo ni siquiera se apareció.

Todo iba normal hasta que me di cuenta que ya no tenia el anillo en el dedo….

– ¡Que rayos! -me dije.

Revise su otra mano pero tampoco estaba, entonces busque en el suelo, pense que probablemente se le habria caído.

Después de tanto buscar, lo vi a un lado de la mesa, estaba a punto de recogerlo cuando sentí algo que me heló la sangre. Sentí una presencia a mis espaldas.

– Solo es mi imaginación -pensé.

Pero salí corriendo sin pensarlo cuando escuche una voz que me dijo:

– Devuélveme el anillo –

Salí corriendo ya que nunca me había pasado algo así pero mi peor error fue recoger el anillo y llevármelo, no quise contar ese extraño suceso a nadie, seguro nadie me creería.

Ya al día siguiente estaba mejor y ya me había olvidado un poco de lo que pasó esa noche. Llegue al trabajo como de costumbre y me dirigí a la sala de nuevo. Suspire de alivio cuando vi que ya se habían llevado el cuerpo de la chica nueva.

Me puse la bata y unos guantes para seguir realizando mi trabajo con otros cuerpos, y por alguna razón metí la mano en la bolsa de mi bata, cuando sentí que habia algo en ella…

Ahí estaba el anillo, del susto que me lleve esa noche se me olvido por completo que lo había puesto ahí. Ahora no sabia que hacer ya que no sabia donde vivía mi paciente de esa noche, para devolvérselo a sus familiares.

Así transcurrió el día, pero sentía que alguien me seguía, no le di mucha importancia. Por suerte esa vez ya no estaba solo.

Eran las once de la noche y ya había terminado mi turno. Estaba a punto de salir cuando mi ayudante pego un grito, entre de prisa a ver que pasaba y lo vi tirado con la cara pálida, llame a los demás para que se lo llevaran y nos explicara que habia pasado… Solo nos dijo que vio a una chica y que esta le pedía un anillo.

Esa noche no pude dormir, por desgracia yo tenia el anillo, pero no sabia como devolverlo así que me puse a investigar donde vivía la chica. Tarde casi una semana para encontrar la dirección y en toda esa semana la chica siempre apareció en mis sueños preguntando por el anillo.

Llegue a la casa. Se veía abandonada pero toque y salio una señora mayor, le pregunte sobre la chica pero me dijo que desde que murió su familia se mudo a otra casa lejos de ahí, le pregunte si sabia donde se encuentraban ahora pero no me supo responder, pues no lo sabia.

Me aleje de la casa algo decepcionado, tenia que buscar donde se encontraba enterrada la chica, para poder dejar ahí el anillo. Pensé que esa era la única opción de deshacerme de el.

Y así fue, cuando llegue al cementerio a buscar su tumba, ya eran casi las tres de la tarde. Estuve mas de una hora buscando y por suerte la encontré, sin pensarlo deje el anillo e intenté caminar rumbo a la salida sin decir nada, pero algo me detuvo. Al lado de la tumba de la chica había una foto, era la misma señora con quien había hablando apenas unas horas antes en la supuesta casa de la chica, leí su lapida que decía:

< Lucia Martines 1949 – 2017 >.

Me extrañe de eso y sali de prisa de ahi. Me fui a la supuesta casa de la chica del anillo para ver si encontraba a la señora, pero toque y toque y nadie salio…
Estaba a punto de irme cuando un señor me pregunto:

– Muchacho, ¿Que haces tocando ahí? hace una semana que en esa casa ya no vive nadie… –

– No me lo va a creer, pero hace unas horas salio una señora y estuvimos hablando –

– Eso es imposible, la semana pasada murieron todos. Ellos tenían una hija drogadicta, la cual hace una semana los mato a todos, y fue por culpa de un anillo que no encontraba y pensó que ellos se lo habian robado, ya con sus altos grados de droga los mato y al final se suicido o quien sabe que pasaría, pero pero amaneció muerta tambien.

– No puede ser… ¿Y como se llamaba la señora que vivía ahí? –

– Honestamente yo no la conocí bien, pero oí que todos le decían Luci –

Me quede helado de miedo al escuchar eel nombre de la señora, que era el mismo de la tumba. Le di las gracias al señor por la información y me aleje de ese lugar.

Desde ese día supe que tendría que acostumbrarme a ese tipo de sucesos. En la morgue siempre pasan cosas paranormales, lo que nunca supe es porque aquella señora no me dijo la verdad de lo que habia sucedido.

Solo se que aprendí que debia ser mucho mas cuidadoso con las cosas de mis pacientes, aprendi tambien a no tomar lo que no era mio y asegurarme de que se fueran con sus pertenencias, asi como habian llegado alli…

FIN.

 

Deja un comentario