Incidente ovni de Coyame en 1974

Este incidente ovni fue una colisión aérea que tuvo lugar en la localidad de Coyame (Chihuahua, México) entre un supuesto objeto volador y un avión Cessna 180.

La noche del 25 de agosto de 1974, un objeto desconocido que provenía del Golfo de México, fue detectado por los radares de la Defensa Aérea de los EE.UU. cuando se acercaba velozmente al espacio aéreo norteamericano.

En un principio se pensó que el objeto podría ser un meteorito y esa idea se descartó debido a la diferencia en los movimientos de uno y otro cuando se lleva a cabo el descenso.

Aparentemente entraría a suelo norteamericano por el suroeste de Corpus Christi, en Texas; pero cambió de dirección rumbo a territorio mexicano e ingresó hasta un punto solitario en los alrededores de Coyame que fue pues donde el extraño objeto desapareció de las pantallas del radar de la Defensa Aérea.

Al poco rato, se informó que un avión proveniente de El Paso aterrizó en la zona donde se observó que el ovni y el avión desaparecieron del radar en el mismo lugar y al mismo tiempo.

Al día siguiente, las autoridades mexicanas realizaron un operativo para la búsqueda del avión desaparecido. A las 10:30 llegó un informe de radio que indicaba que los restos de la aeronave habían sido detectados en el aire.

Poco después llegó otro informe de un segundo avión en el suelo que estaba situado a pocos km del primero y un tercer informe afirmó que el segundo avión tenía forma circular y que se encontraba muy dañado.

El gobierno norteamericano ofreció su ayuda para la recuperación de todos los restos de las naves, pero fue rechazada y se indicó que esos aviones que sobrevolaron la zona indicaron que el disco volador y el avión habían sido retirados del sitio del accidente en camiones de plataforma.

Leer también:  Incidente ovni en las montañas Berwyn

Vuelos posteriores confirmaron que el convoy se había ido del lugar rumbo al sur, pero que se había detenido en un paraje solitario, antes de llegar a las áreas habitadas o carreteras principales.

Las fotografías tomadas en los sobrevuelos mostraban a los camiones y jeep detenidos, algunos tenían las puertas abiertas y se podía ver claramente dos cuerpos humanos tendidos en el suelo.

Tras esa información, la CIA tomó la decisión de recuperarlo y envió cuatro helicópteros al lugar y cuando llegaron vieron que todo el personal que era del convoy estaba muerto, la mayoría dentro de los camiones.

Engancharon el objeto redondo a un helicóptero y entonces comenzaron a trasladarlo pues además reunieron todos los vehículos y los cuerpos de los militares mexicanos.

Finalmente destruyeron los restos -incluido el avión Cessna- con explosivos y se retiraron de la zona pues finalmente no se sabe que pasó con el objeto recuperado.

El ejército mexicano ha negado que haya sucedido el incidente y que hayan muerto soldados, aunque existen algunos artículos de las comunicaciones transmitidas por radio ese día como una prueba que contradice su negativa.

Deja un comentario