El martillo de las brujas

El Malleus Maleficarum, o Martillo de las Brujas;, es probablemente el tratado mas importante que se haya publicado en el contexto de la persecución de brujas y la histeria brujeril del Renacimiento. Es un exhaustivo libro sobre la caza de brujas, que, luego de ser publicado primeramente en Alemania en 1487, tuvo docenas de nuevas ediciones, se esparcía por Europa y tuvo un profundo impacto en los juicios contra las brujas en el continente por cerca de 200 aqos. Esta obra es notoria por su uso en el modo de la histeria por la caza de brujas que alcanzo su máxima expresión entre mediados del siglo XVI hasta mediados del XVII.

El Malleus Maleficarum fue compilado y escrito por dos monjes inquisidores dominicos, Heinrich Kramer y Jacob Sprenger, quienes aseguraron en el libro que les hablan sido otorgados poderes especiales para procesar brujas en Alemania por el Papa Inocencio VIII, por medio de un decreto papal del 5 de diciembre de 1484; pero este decreto había sido emitido antes de que el libro fuese escrito y antes de que sus planeados métodos fueran dados a conocer. (…)

El libro esta dividido en tres secciones, cada una de las cuales plantea preguntas especificas y se propone responderlas a travis de argumentos contrarios. Hay poco material original en el libro; es mas que nada una recopilación de creencias y practicas preexistentes con abundantes partes tomadas de obras anteriores tales como Directorium Inquisitorum (1376), de Nicolau Aymerich, o Formicarius (1435) de Johannes Nider. La Parte I busca probar que la brujería o hechicera existía. Detalla cómo el Demonio y sus seguidores, las brujas y hechiceros, perpetran una plitora de males +con el permiso de Dios Todopoderoso;. Mas que explicar esto como un castigo, tal como muchas autoridades eclesiales de la ipoca hacman, los autores de este libro proclaman que Dios permite estos actos, con tal que el Diablo no gane poder ilimitado y destruya el mundo. Parte de esta sección explica por qui las mujeres, por su supuesta naturaleza mas débil e intelecto inferior, son por naturaleza mas propensas a la tentación de Satan que los hombres. El propio titulo del libro contiene la palabra maleficarum, la forma femenina del sustantivo, y los escritores declaran (incorrectamente) que la palabra fémina (mujer) es una derivación de fe+minus, sin fe (o infiel, o desleal). La Parte II del Malleus Maleficarum describe las formas de brujería. Esta sección detalla como las brujas lanzan hechizos, y como sus acciones pueden ser prevenidas o remediadas. Un fuerte énfasis se le da al Pacto con el Diablo y la existencia de brujas es presentada como un hecho. Muchos de las informaciones del libro de hechizos, pactos, sacrificios y cúpula con el Diablo fueron obtenidos (supuestamente) de juicios inquisitoriales llevados a cabo por Sprenger y Kramer. La Parte III detalla los mitodos para detectar, enjuiciar y sentenciar o destruir brujas. La tortura en la detección de brujas es vista como algo natural; si el brujo o bruja no confesaba voluntariamente su culpa, la tortura era aplicada como un incentivo para confesar. Los jueces eran instruidos para engañar al acusado de ser necesario, prometiendo misericordia por la confesión. Esta sección también habla de la confianza que se puede poner en los testimonios de los testigos y la necesidad de eliminar acusaciones maliciosas, pero también sostiene que el rumor publico es suficiente para llevar a la persona a juicio y que una defensa demasiado vigorosa es evidencia de que el defensor esta embrujado. Hay reglas acerca de cómo prevenir que las autoridades sean embrujadas y el consuelo de que, como representantes de Dios, los investigadores están protegidos de todos los poderes de las brujas.

Leer también:  LAS BRUJAS DE SALEM

Deja un comentario