Casa La Moira

La Casa Moira es una casona de la San Miguel Chapultepec, México. El nombre de la casa viene de su dueño llamado Víctor Moira quien un día desapareció y nunca volvió.

Cuenta una leyenda aterradora de que un día un niño de 8 años llamado Marcos entró a la casa y se encontró con un cuerpo de un niño sin vida colgado, así que huyo despavorido.

Atormentado, el menor decidió volver y constatar el espectáculo macabro, pero sólo encontró una cuerda y una silla. Nadie volvió a saber de él. Tiempo después fue su cuerpo el que encontraron colgado, pero nunca se supo si se trato de un suicidio o un asesinato,

Estas historias fueron un caldo de cultivo para creyentes de lo paranormal e hicieron de La Moira un lugar de culto para cazadores de fenómenos sobrenaturales. A principios de la década pasada, la casa se convirtió en un escenario de sesiones espiritistas, con recorridos nocturnos que invitaban a percibir las manifestaciones de otros seres. Más tarde el lugar se transformó en un centro cultural y actualmente permanece cerrado. Sólo una media luna negra y un triángulo en su fachada delatan su tenebroso pasado.

La casa fue comprada por un artista plástico llamado Earl Merino, se inspiro la casa, y dice que sintió sucesos paranormales.

Leer también:  La zona del silencio

Deja un comentario