La leyenda de la planchada (México)

Es una de las mas populares leyendas en la medicina mexicana.
En el mundo de la medicina, entre médicos como enfermeras, corre una leyenda sobre la enfermera llamada la “Planchada”. Este singular personaje hace sus apariciones en cualquier hospital de la república Mexicana. Su registro la hace por los años de 1946 ó 47 aproximadamente.
La leyenda de esta mujer de singular belleza, tiene su origen cuando, en esos años en un hospital de la Ciudad de México, trabajaba una mujer muy guapa, dedicada a su profesión de enfermera: limpia en su persona, profesional en su trabajo, no había queja de ella en ningún momento, ni de pacientes ni del personal médico; prácticamente la mujer perfecta, aunque no se tiene el dato a la fecha del nombre correcto de la enfermera, posiblemente se llamaba “María”, pues en una ocasión el que escribe esta leyenda, cuando allá por 1982 estuvo realizando su servicio social en el estado de Oaxaca, en un hospital del IMSS de primer nivel, oyó decir a las enfermeras en mas de una ocasión: “Que te ayude la María” ó “Pídele ayuda a la María” refiriéndose a la “Planchada”.
El nombre de la “planchada” se le dio por que levaba siempre su uniforme bien planchado, cofia, zapatos etc. Impecables, tanto así que llamaba la atención de los médicos del hospital, la admiraban, pero hubo uno que la empezó a enamorar, era un médico regiomontano, que durante su servicio social la hizo su novia “y algo mas”.
Así pasaron parte de su servicio como enamorados, al terminar el médico su preparación en un hospital de la ciudad de México, le dijo a su enfermera enamorada, que tenía que ir a su tierra a arreglar unos asuntos de tipo personal, que tuviera confianza en él, que regresaría en determinado tiempo, mientras ella preparara su vestido de bodas a su manera, el doctor le había dejado dinero para la compra del vestido, como era de esperarse, la enfermera mando hacer un vestido bonito quizás lo mejor de esa época….….y esperó a su amado, como suelen hacerlo las novias enamoradas.
Un buen día el cuerpo médico del hospital donde laboraba la “Planchada” tuvieron una reunión en casa de uno de ellos, bailaban, tomaban, se divertían a su modo, uno de los médicos trató de sacar a bailar a la mencionada enfermera, pero se negó, diciendo que ella solo bailaría con el que sería su esposo, y no con otra persona. Posiblemente el médico desconocía el compromiso y en tono medio burlón dijo: “No puede ser, el doctor tu prometido, ya se casó con su novia que tenía en Monterrey” por lo cual todos se rieron de ella, y fue objeto de burlas de los asistentes. Tanta fue la burla que se retiró, volviéndose descuidada en su persona y abandonó el trabajo en forma temporal, hasta que un buen día regresó a trabajar en el hospital, fingiendo ser la misma persona caritativa, la trabajadora ideal ahí conocida, pero cuando no la veían, cegada de coraje se desquitaba con los enfermos a quienes les retiraba o tapaba el suero, les aplicaba el medicamento equivocado, los asfixiaba con las almohadas, los malparaba o golpeaba.
Era astuta la mujer que nadie nunca se dio cuenta de su mal comportamiento, solo hasta que se vio grave de salud y antes de morir la enfermera se arrepintió de todo lo malo que había sido con los pacientes, finalmente murió y poco tiempo después empezó a verse la mujer en los hospitales, pero el personal de enfermería o médico, solo sabía de ella por referencia de los pacientes hospitalizados, mencionando que acudía una enfermera a darles su medicamento o tomarles sus signos vitales etc. siempre mencionan a una enfermera impecablemente limpia bien aseada y que de buena manera los atiende, procurando de esta manera enmendar el error que alguna vez hizo a los pacientes. Esta leyenda de “La Planchada” corre en todos los hospitales de México y nadie del cuerpo médico o enfermería la ha visto.

Esta historia es muy comun en los hospitales, sobre todo en pacientes enfermos o moribundos, donde ven a una mujer que llega de madrugada a administrarles medicamentos,,,, En un hospital en el Distrito Federal donde hice mis practicas hace años, habia un elevador donde decian se aparecia la planchada, sobre todo al voltear hacia el techo…
“No es un espíritu malo -dicen los pacientes-, sino una persona que pone atención especial con los enfermos graves y que ayuda a las enfermeras cuando se quedan dormidas por el cansancio, La Planchada aparece para sustituirlas”.

Deja un comentario