Leyendas urbanas de la música

Desde que los primeros biógrafos de Mozart afirmaron que su muerte se debió a un veneno suministrado por Antonio Salieri, el mundo de la música ha sido caldo de cultivo para todo tipo rumores, conjeturas, habladurías y, en suma, leyendas urbanas. Esta lista pretende repasar algunas de las más significativas de los últimos años.

Debbie Harry estuvo a punto de morir a manos de Ted Bundy

En 1989, la líder de Blondie le contó a un periódico estadounidense que creía haber dado un paseo en coche con el archiconocido serial killer Ted Bundy cuando ella tenía 15 años. Su historia, llena de detalles que concuerdan perfectamente con el modus operandi de Bundy, tiene algo que no encaja: la cronología. La cantante dice que un desconocido al que más tarde identificó como Bundy se ofreció a llevarla a casa en el Village neoyorquino de principios de los 70, pero: a) el bueno de Ted nunca estuvo en Nueva York; y b) el bueno de Ted no empezó a matar hasta 1974 (en Utah). No tenemos razones para no creer que la autora de “X-Offender” estuviera a punto de ser secuestrada por un maníaco sexual, pero parece muy poco probable que fuera por el maníaco sexual más famoso de todos los tiempos.

Marilyn Manson era el geek de “Aquellos maravillosos años”

En los tiempos pre-IMBd, no había manera de saber a ciencia cierta si la nueva sensación gótico-rockera tenía un algo vergonzoso pasado como actor televisivo. Si bien es cierto que el Milhouse de aquella olvidable serie podría pasar por una suerte de versión pre-adolescente de Brian Warner, no hay por dónde tomar la teoría de que ambos son la misma persona, aunque en su momento había gente que afirmaba tener pruebas concluyentes. Mucho más divertidas (y estimulantes) eran las otras leyendas que rodeaban al excéntrico Manson, como la de las costillas, la del ojo de su novia y la del concierto en Italia.

La canción “In the Air Tonight” esconde un trasfondo horrible

Hay muchísimas versiones de esta leyenda, pero todas tienen que ver con un hombre que se está ahogando y un hombre que no hace nada al respecto. En teoría la leyenda afirma que Phil Collins vio a alguien ahogándose en un lago pero no estaba demasiado lejos para ayudarlo, mientras que otro tipo estaba al lado y decidió no hacer nada. Años después, Collins lo identificó, compuso esta canción pensando en él, lo invitó a uno de sus conciertos y se la cantó sin dejar de mirarle a los ojos. Algunos dicen que el cantante pidió que arrestaran al hombre después del concierto, algunos dicen que el tipo no pudo soportarlo y se suicidó poco después. Sea como fuere, Collins ha afirmado que “In the Air Tonight” es la única canción suya que no va sobre nada en concreto, aunque quizá por eso se convirtió en carne de leyenda urbana.

“Hotel California” hace apología del satanismo

En una época en la que todo el mundo parecía deseoso de encontrar referencias satánicas en la música rock, una letra tan críptica y sugerente como la de este éxito de los Eagles se prestaba especialmente para ello. Existen miles de interpretaciones apócrifas del significado de “Hotel California”, pero la más común es la que afirma que se trata de una alegoría de la Iglesia de Satán (se llegó a decir que la figura ensombrecida que aparece en una de las fotos de la carpeta es nada menos que Anton La Vey). Lo cierto es que la teoría satánica encaja a la perfección con la letra del tema, pero el tono general es más crítico que apologético. En realidad, los Eagles concibieron su canción más importante como una metáfora sobre la vida de lujo y decadencia que llevaban los ricos y famosos de la ciudad de Los Angeles. La verdad, como siempre, es mucho más aburrida que la leyenda.

Paul está muerto

O el hoax más importante de la historia de la música. Nadie sabe muy bien de dónde surgió la teoría de que Paul McCartney murió en un accidente de coche mientras los Beatles grababan el “Sgt. Pepper” y fue sustituido casi de inmediato por un doble prácticamente idéntico, pero lo cierto es que se convirtió en un auténtico fenómeno subterráneo, con cientos de conspiranoicos buscando pistas en las letras de las canciones y las portadas de los álbumes. El propio McCartney ha explicado en varias entrevistas que el grupo era perfectamente consciente de la historia y que contribuyó a alimentarla, por lo que las referencias en la portada de (por ejemplo) “Abbey Road” no son más que una elaborada broma por parte de cuatro músicos que estaban disfrutando de la frase “Paul Is Dead” tanto como los demás. Años más tarde, John Lennon cantaría Those freaks were right when they said you were dead y los Rutles harían que nos partiéramos con su “Dick Is Deaf”, aunque, a tenor de la carrera de McCartney tras la separación de los Beatles, mucha gente parece sentirse más cómoda con la idea de que se trata de un doble.

Deja un comentario