El astronauta fantasma

Vladímir Sergéyevich Iliushin- Astronauta Fantasma

De todos los cosmonautas fantasma, Vladímir Sergéyevich Iliushin es uno de los más sólidos ya que es una personal real con un extenso curriculum en el campo de la aviación e incluso algunas fuentes alegan que él mismo ha confirmado la historia. Por todo ello la historia de su supuesto vuelo se ha mantenido, con altibajos, durante más de cuarenta años.

Nació el 31 de marzo de 1927. Hijo del prestigioso diseñador de aviones Iliushin, se convirtió en piloto de pruebas, alcanzando numerosas condecoraciones y ascendiendo más rápido de lo permitido hasta su retiro en los 80.

El 11 de abril de 1961 Dennis Ogden, corresponsal en Moscú del Daily Worker extendió el rumor de que el 7 de abril había volado un cosmonauta al espacio y había dado 3 vueltas a la Tierra pero que tras su regreso había padecido las secuelas psicológicas del viaje. El cosmonauta se decía que era piloto de pruebas e hijo de un eminente diseñador de aviones. Las autoridades soviéticas ni confirmaron ni desmintieron la noticia. El corresponsal francés Eduard Brobovsky encontró el nombre del supuesto cosmonauta: Vladímir Iliushin. La Casa Blanca se hizo eco de los rumores y afirmó que no tenía datos de ningún lanzamiento soviético en esa fecha. (…) Apenas un día después, el 12 de abril, la Unión Soviética informaba del lanzamiento del primer cosmonauta de la historia: Yuri Gagarin, a bordo de la Vostok 1. A pesar de eso los rumores sobre Iliushin persistieron, el US News and World Report alegó que había sido él el primer cosmonauta pero, dado su estado mental, se había realizado un montaje para que alguien más presentable (Yuri Gagarin) apareciese ante la opinión pública.

La historia fue yendo y viniendo. En los 60 el ufólogo Frank Edwards se hizo eco de ella. En 1964 Iliushin apareció en el Libro Guiness de los Records. Y en la época del aterrizaje del Apolo 11 también volvió a circular el rumor.

En 1967 el historiador espacial Kenneth Gatland recogió la historia y la clasificó como leyenda urbana.

En 1990, con la glasnost, Isztvan Nemeri publicó en Hungría: “Gagarin: una mentira espacial”. En ella repite la historia, pero añade que Iliushin fue asesinado en 1961 mediante lo que pareció un accidente de tráfico y que Gagari fue retirado de la vida pública mediante un accidente aéreo simulado en 1968 y pasó el resto de sus días en un hospital psiquiátrico hasta su fallecimiento en 1990.

En 1999, asesorado por Paul Tsarinsky, Elliott H. Haimoff produjo un documental sobre el vuelo de Iliushin, que fue emitido por televisiones de EE.UU. (NBC, Discovery Channel, Horizon) y Canadá (Canada Broadcasting Corporation). El documental no aporta pruebas directas del supuesto vuelo espacial de Iliushin ni de su entrenamiento o pertenencia al cuerpo de cosmonautas soviético. En cambio, se muestran imágenes pertenecientes a otros vuelos y otras personas. Se entrevista a dos prominentes científicos rusos (Roald Sagdéyev y Sergéi Jrushchov) que hablan de la Unión Soviética en general, pero no dicen una sola palabra sobre Iliushin.

Las únicas pruebas aportadas por el documental son:

* Entrevista con Denís Ogden, que inició el rumor.
* Entrevista con el capitán Anatoli Grushchenko, que afirma haber filmado el lanzamiento de la nave de Iliushin.
* Entrevista con Tom Maggard, que no es testigo directo de nada sino que repite lo dicho por otros.
* Entrevista con Gordon Feller, quien afirma haber visto documentos en el Kremlin que contienen información sobre el vuelo de Iliushin.

Iliushin no es entrevistado en el documental. Los productores afirman que estaba dispuesto a colaborar, pero al final prefirió guardar silencio.

Los críticos al respecto, como James Oberg afirman que no hay ninguna evidencia que confirme esta historia. Los documentos oficiales de la URSS sobre su programa espacial están desclasificados hace tiempo y no se hace ninguna mención a Iliushin como cosmonauta, ni a ningún vuelo de las Vostok el 7 de abril, ni hay ningún escrito o testimonio (salvo el del capitán Grushchenko) que afirme que dicho vuelo existió. Hay pruebas de que Iliushin había padecido un accidente de tráfico y en el momento de su supuesto vuelo estaba en China, recuperándose en un complejo, y necesitaba bastón para caminar. Además, la ex-URSS ha admitido cosas mucho peores, por lo que no parece muy creíble que precisara mantener un secreto así.

2 thoughts on “El astronauta fantasma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.