La Cacería de Fantasmas según la biblia.

La gente busca respuestas, liberación de casas embrujadas, y actividades sobrenaturales en sus vidas. Muchos recurren a las enseñanzas y servicios de los cazadores de fantasmas, pero… deben los cristianos que creen en la Biblia confíar en la cacería de espíritus?

Lo que es popularmente conocido como cacería de espíritus involucra la investigación y diferenciar la realidad de lo paranormal. Algunas veces, varios aparatos electrónicos son usados como las cámaras que se usan en la operación de los cazadores de espíritus que vienen de todos los caminos de la vida, incluyendo la cristiandad… Los cristianos ciertamente no están inmunes a experimentar actividades sobrenaturales en sus vidas. Dicen que el libro de guía para vivir justamente es la Biblia en donde se encuentran las respuestas inexplicables. Sin embargo, en la búsqueda de entender lo paranormal, a veces los creyentes y no creyentes no se pueden distinguir ya que ambos buscan respuestas de la misma manera.

¿Los espíritus son buenos?

Todos los seres espirituales o son buenos o malos. Hay ángeles en el reino de Dios, los ángeles santos, o en el reino de Satanás, también conocido como La Serpiente, El Dragón, y Beelzebú (Santa Biblia, Versión Reina Valera 1960, Apocalipsis 12:7-9, 2 Pedro 2:4, San Lucas 15:10, San Mateo 12:24). El hombre también tiene un cuerpo espiritual que está bajo las influencias del bien o mal (1 Tesalonicenses 5:23). En resumen, no hay tierra neutral ni intermedia. La Biblia de cobertura a cobertura siempre compara y da la diferencia entre solo dos lados espirituales. Una persona o está con Jesús o en contra de él (San Mateo 12:30). O bebe de la copa del Señor o de la de demonios y participa de la mesa del Señor o de la de demonios (1 Corintios 10:21). O su nombre está escrito en el libro de la vida o no está (Apocalipsis 20:15). Todo espíritu o es santo, sirviendo a Cristo, o diabólico, siendo enemigo de él.

Esta verdad levanta preguntas de si son buenos o malos los espíritus que cazan los cazadores de fantasmas. Entre las cosas que se dicen sobre esta cuestión es que se trata de la supuesta visita de los espíritus de los difuntos y poltergeists. Una pregunta que la Biblia pone en claro acerca de los espíritus perseguidos por los cazadores es que son diabólicos en lo que repetidamente vemos en las escrituras bíblicas respecto de los seres espirituales santos y no santos.

Los edificios, casas embrujadas e hechizadas, y algunos lugares sirven de residencia de estos espíritus que los frecuentan de varias maneras y formas. Se pueden parecer a personas ya fallecidas que  aparecen y se manifiestan. Por lo general, se ven en específicos tiempos. Algunas veces, pretenden engañar teniendo información y mensajes favorables para los vivientes, los del terreno “natural”.  A menudo esto se consigue consultando al espíritu  con una tabla ouija, participando en sesiones de espiritismo, y con la ayuda de un psíquico (médium) a través de quien habla el espíritu.

¿Qué dice la Biblia sobre la caza de espíritus?

En ninguna parte de las Escrituras se ven los ángeles de Dios rondando edificios o lugares geográficos, sin ninguna razón, causando temor y confusión. Ellos no son llamados por la voluntad del hombre. Nunca se menciona de ellos que emiten olores a sulfuro, como es el caso de la cacería de espíritus.  Ellos nunca se ven posesionando usando el cuerpo de un hombre en ninguna forma. Al contrario, nunca dejan de hacerse visibles ya sea angelicamente o en forma mortal cuando son enviados a intervenir directamente con los hombres. Nunca aparecen solamente para mover cosas o hacer pasar cosas sin razón. Hasta el mismo ángel de la escritura de San Juan 5:3-4, el cual agitaba las aguas, actuaba con un claro propósito que era para la sanidad de la primera persona que se metiera al estanque. Nadie se ve temeroso del ángel. No se lee que intentaron hablarle, llamarle, adorarle, verle u oirle a él.

Los siervos de Dios en las escrituras, nunca tuvieron que investigar para obtener mensajes de un ángel santo. El ángel siempre habló claramente de sus mensajes. Hacía conocer sus propósitos de aparición y generalmente nunca aparece otra vez. Si daba algunas instrucciones, eran claramente entendidas por el que recibía el mensaje. Los mensajes siempre concordaban con la palabra de Dios, y en alguna manera, glorificaban al Señor. Los ángeles de Dios han sido vistos anunciando la liberación de Israel, pueblo de Dios, y rescatando a los justos, servidores de Dios. De otra manera, sus obras permanecen y serán todavía invisibles e inaudibles hacia el hombre.

Debería ser las escrituras las bases para tales doctrinas? Sí, porque en la de 2 Timoteo 3:16, el apóstol Pablo enseñó a los cristianos que toda la escritura es inspirada por Dios. La palabra del Señor habla en contra de la cacería y atrapamiento de fantasmas, aun más, obligando por medio de mandamientos y prohibiciones directas sobre estas actividades. Entre ellas está el atento de capturar la prueba de la existencia de espíritus por medio de la tecnología. Otra vez, estos espíritus han sido establecidos como seres diabólicos y por tanto, son demonios. Parte de la prueba es sacar fotografías de ellos. Es interesante aprender que la Biblia dice que todos los ídolos son demonios y obviamente, malos (1 Corintios 10:19-20). Qué tiene que ver los ídolos con estos espíritus diabólicos que son perseguidos por los cazadores de fantasmas? Todo, como es visto en las escrituras que Dios ordena la destrucción absoluta de cualquier y toda imagen de cualquier clase de seres diabólicos (Exodo 23:24, Levítico 26:30, Números 33:52, Deuteronomio7:5, 2 Reyes 23:24, Jeremías 8:19).

Se podría argumentar que no hay nada malo en atentar de fotografiar los espíritus mientras solo sea para probar lo supernatural sin el uso de la religión. Pero hay siempre una razón para sobrepasar lo que Dios ha dicho. Estos mandamientos fueron dados a los hijos de Israel, pueblo de Dios, de quien los cristianos también son. Así como ellos se movieron hacia la tierra de Canaán donde gente pagana vivía y ponía imágenes de seres inmundos, Israel pudo fácilmente haber razonado que no había necesidad de destruirlas. Pudo haber dicho que significaba la destrucción de artefactos de valores monetarios y culturales. Sin embargo, hicieron como se les dijo, romper, cortar, estrellar en pedazos y quemar las imágenes y fotos de espíritus diabólicos como Dios había dicho. Cuando ellos desobedecían estos mandamientos, no podían escapar la influencia de lo malo en sus vidas.

Los cazadores de espíritus también desean e intentan grabar voces y sonidos de estos seres diabólicos. Otra vez, es interesante ver como Jesús prohíbe hablar a los espíritus inmundos. El no quería oír sus voces, no importando cual eran sus mensajes. Aun más, se ve que hasta los seguidores de Jesús hacía lo mismo. Prohibían que los espíritus inmundos hablaran. Cómo es entonces que un cristiano persiste en hacer lo contrario de lo que el Autor de la fe cristiana ha dicho? En la escritura de San Lucas 4:33-35, se lee que, “estaba en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu de demonio inmundo, el cual exclamó a gran voz, diciendo, Déjanos, qué tienes con nosotros, Jesús Nazareno? Has venido para destruirnos? Yo te conozco quién eres, el Santo de Dios. Y Jesús le reprendió, diciendo, Cállate,….”

La misma verdad se lee en San Marcos 1:23-25. Se debe recordar que los ángeles de Dios tienen el propósito específico de ministrar a aquellos que son salvos de sus pecados por medio de sus obediencias a Cristo. En el primer capítulo del libro de Hebreos en el Nuevo Testamento, Pablo da instrucciones claras sobre los ángeles santos de Dios. En el versículo catorce escribe, “No son todos espíritus ministradores, enviados para servicio a favor de los que serán herederos de la salvación?”

La palabra de Dios dice que los angeles son enviados, no llamados por los hombres. Tienen un declarado propósito que es servirles a los que le sirven a Cristo. No hay espíritu,fantasma, demonio, ni diablo o lo tal llamado espíritus ausentes de los difuntos que supuestamente ministran al pueblo de Dios en la Biblia. Por qué razón Dios, de repente, empezaría a hacer estas actividades?

La cacería de espíritus casi siempre lleva a uno a practicar el exorcismo el cual es pura brujería. Iría el hombre a desobedecer a Dios en cazar espíritus y aun usar el poder de él? Es bien simple de explicar sobre la liberación de demonios de acuerdo al metodo de Dios. Jesús, siendo Dios el mismo, expulsaba demonios y los ponía a correr solamente con sus palabras. Sus seguidores, no teniendo poderes ellos mismos, sacan demonios fuera por el poder que está en su nombre. Sin embargo, hay que entender que el “exorcismo” puede tomar lugar en el nombre de un falso Cristo. Es una terrible decepción en la que uno se expone si practica estas cacerías de espíritus. La Biblia dice:

Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo, Les conjuro por Jesús, el que predica Pablo. Había siete hijos de un tal Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, que hacían esto. Pero respondiendo el espíritu malo, dijo, A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero ustedes, quiénes son? Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos. Y esto fue notorio a todos los que habitaban en Efeso, así judíos como griegos. Y tuvieron temor todos ellos, y era magnificado el nombre del Señor Jesús

 

Deja un comentario