Menú Cerrar

Los ángeles caídos

¿Qué son los ángeles caídos?

Los ángeles son superiores a los seres humanos y fueron dotados de una gran inteligencia. Dios concedió a los ángeles voluntad propia y libre albedrío. Adán retuvo esta libertad de acción, pero los ángeles renunciaron a ella y entregaron su voluntad al creador. Los ángeles que decidieron retener el libre albedrío, no tardaron en caer en la tentación de pecar. Cometieron, el pecado del orgullo y provocaron con ello la ira de Dios. Estos son los ángeles caídos, que se convirtieron en demonios.

Origen de los ángeles caídos.

Hay dos pasajes en el Nuevo Testamento que hacen referencia a “ángeles caídos,” pero ninguno de los dos sirve de base para la idea de que el diablo es un ángel que se rebeló contra Dios y fue arrojado del cielo a la tierra, donde ha plagado a la humanidad desde entonces. Estos pasajes son los siguientes:

“Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio…sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio.” (2 Pedro 2:4 y 9) (…)

“Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día.” (Judas v. 6)
Hay que notar los siguientes puntos:

  • Estos pasajes no dicen que los ángeles estaban en el cielo.
  • Los ángeles no fueron arrojados a la tierra sino “al infierno,” a “prisiones de oscuridad.”
  • No quedaron en libertad para ir adonde quisieran y causar problemas a la humanidad, sino que fueron condenados a “prisiones eternas.”
  • No se menciona ni al diablo, ni a Satanás.
  • Una vez más, es evidente que estos versículos no dan ningún apoyo al concepto del diablo como ángel caído; posiblemente alude al castigo impuesto a los revoltosos Coré, Datán y Abiram en días de Moisés, cuando la tierra se abrió y se los tragó vivos (ver Números 16:30).
    (En más de cien pasajes de la Biblia, las palabras hebrea y griega que se traducen “ángel” se refieren a hombres y no a los ángeles celestiales de Dios.)
    “La serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás” Esta es una cita tomada de Apocalipsis 12:9. Sin duda alguna, muchas de las ideas comúnmente aceptadas acerca del diablo se han derivado de este solo versículo y de su contexto, que es como sigue: “Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.

Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él” (Apocalipsis 12:7-9).

En el versículo 1 del capítulo 4, Juan recibe la siguiente invitación: “Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas.” La revelación (este es el significado de la palabra griega “apocalipsis”) fue dada por Jesús a Juan para manifestar a los siervos de Dios los detalles de los eventos que tendrían lugar a partir del siglo primero de la era cristiana hasta la venida de Jesús y el establecimiento del reino de Dios en la tierra

Capítulo II: Origen de Satanás

Satanás y sus seguidores causan todo el mal de la tierra. Él una vez fue el ángel más perfecto de Dios, el querubín más hermoso de todos.Él era tan espectacular que consideró, que se le adorase igual que a Dios. Para alcanzar sus propósitos se fijó en Adán y Eva.

Él sabía que cuando la tierra se llenara de gente, estas personas adorarían a Dios. Pero él quería esa adoración solo para él. Usó el disfraz de una serpiente para engañar a Eva y que desobedeciera a Dios.
Cuando él le habló a ella, acusó a Dios de mentirle a ella y Adán.  Esta fue la primera mentira y por esto se convirtió en Diablo, que significa “calumniador o difamador”, y en Satanás, que significa, “opositor”.
(Antes de convertirse en “opositor, a Satanás se le conocía como, Lucifer, que significa; “El que da Luz”,”Estrella de la Mañana”, ” La más brillante del cielo”.) Desde entonces Satanás compite con Dios para que los humanos lo adoren.
Él es la tentación para que toda la humanidad actúe mal y se alejen de Dios. Se sabe que tentó a Jesús (Mateo 4:8-9) y es por eso que Satanás puede aparecer como Ángel de Luz (II Corintios 11:14).
En el Islam a Satanás se le conoce como Iblis. También se le conoce como, “El Gran Dragón”(Revelación 12:3, 7-9).
Se ha pensado que Dios está usando a Satanás, como herramienta, para que la humanidad llegue a la perfección a través de las tentaciones.

Dios sabe que al final la humanidad triunfará sobre Satanás y alcanzaran la perfección. Algunos títulos de Satanás son; Ángel de la Maldad, Padre dela Mentira, Príncipe de las Tinieblas, Dios del bajo Mundo, Príncipe de los Espíritus Malignos, Guardián del Infierno.
Otros nombres de Satanás son; Beliar, Belcebú y Mastema.
El equivalente femenino de Satanás es, Leviathan.

Capítulo III….Luz y oscuridad.

No puede haber una comprensión real de los seres celestiales sin abordar el tema de los ángeles caídos. Hay opiniones diferentes en cuanto a lo que pudo ocurrir en el pasado para que algunos ángeles cayeran, pero lo indiscutible es la persistencia con la que esta idea ha surgido en casi todos los sistemas de creencias del planeta.
El cristianismo y el judaísmo tienen a Satanás, a Lucifer y, según las diversas sectas, un sinnúmero de ángeles caídos. El Islam tiene su Eblis o Shaytan, como se le llama a veces, obvio equivalente de Satanás.

Lucifer, dice una tradición, era uno de los siete grandes arcángeles de nuestro sistema solar, que actuaba como custodio del planeta Venus. Dios pidió un voluntario, entre sus principales ángeles, que estuviera dispuesto a descender a la tierra para fortalecer la resolución espiritual de la humanidad mediante una tentación constante. Lucifer se ofreció para la tarea.

A pesar de sus amorosas intenciones, con el correr de los siglos nuestra mente fue identificando poco a poco a Lucifer con el demonio, en vez de verlo como un aspecto de Dios que nos ayuda a crecer.
“El demonio me llevó a hacerlo” es una excusa tentadora para justificar cualquier cosa, nos hemos dejado cegar por ella, al punto de retratar a Lucifer como fuente de todo lo que consideramos maligno en el mundo.
Una de las tareas celestiales de Lucifer, cuyo nombre mismo significa dador de Luz o portador de Luz;, es enseñarnos el necesario lado oscuro de la vida. Lucifer es la sombra que revela la Luz por contraste.
En muchos sentidos no podemos ver la verdadera luz sino después de experimentar la oscuridad.
Tendemos a no valorar hasta que no lo perdemos y volvemos a recuperarlo mediante nuestro propio esfuerzo. La parábola del hijo pródigo señala esta peculiaridad de la naturaleza humana.
Esta interdependencia de luz y oscuridad, de alegría y pesar, de bien y mal, así como todos los opuestos de nuestro dual sistema de realidad, cede a la comprensión de que, dentro de un contexto mas amplio, Cristo y Lucifer son, si no exactamente complementarios, miembros de uanos contemporáneos comienzan a abandonar el concepto de que existe un verdadero demonio. Reconocen, una vez mas, que solo hay una fuerza omnipotente en el universo.
Tal como lo escribió el poeta y filósofo William Blake, El mal es solo la privación del bien, y cuando el alma emerge de esa ilusión de mal, Lucifer retoma su puesto original entre los grandes arcángeles de Dios..

Capítulo IV Demonios

La palabra “demonio” se origina del griego “daimon” que significa ser sobrenatural de forma maléfica. Los demonios son ángeles caídos, los cuales surgen o se originan de dos maneras; los primeros que “dejaron su puesto celestial y tomaron mujeres de la tierra y tuvieron hijos”, de los cuales nacieron los Nefillium.

Los Nefillium fueron gigantes mutantes, los cuales fueron odiados por las personas. Consumían grandes cantidades de alimentos, animales, reptiles , peces y tomaban sangre. Eventualmente comenzaron a comer carne humana. Fueron destruidos por Dios en el Diluvio.

 

Los segundos, fueron los que desobedecieron y se revelaron contra Dios . Satanás y un tercio de los ángeles fueron expulsados del Cielo a la Tierra.
Los ángeles caídos o demonios, se cree, son los responsables de la inmoralidad, crimen, desastres, guerras, hambre, enfermedades, y todo lo negativo que hace sufrir a la humanidad en la Tierra. Es de conocimiento que los demonios pueden tomar control del cuerpo de algún individuo y poseerlo. Los demonios son llamados “Hijos de la Oscuridad” y “Espiritus Impuros”(Hechos 5:16).
Algunos Demonios

Apollyon Es el Ángel de los Abísmos y de las Sombras.
Artosael Demonio que causa problemas visuales, ceguera o alucinaciones.
Asbeel (Desertor de Dios) Un Ángel caído. Se dice que sedujo a algunos ángeles a desobedecer a Dios y los convenció de que se fijaran en las mujeres de la tierra.
Asmodeus Un poderoso demonio, es el hijo de un humano y un ángel. Su fin es la destrucción de las personas por medio de odio, envidias y calumnias. Uno de sus fines es la destrucción del matrimonio y de la iglesia.
Belzebú El Regente de los Demonios, es también conocido como El Señor del Caos y El Señor de las Moscas (en algunas culturas se creia que las moscas llevaban las almas de los impíos al infierno) También se cree que él y Satanás son lo mismo.
Barsafael Demonio que causa locura y todo tipo de problemas mentales, para aprovecharse de la persona.
Oropel Demonio que crea ilusiones de fortuna y dinero fácil, creando asi el deseo de lo ajeno y de dinero mediante el robo.
Mefistofeles (Aquel que Odia la Luz) Es el ejecutador del Infierno, un demonio destructor.
Lilith-Demonio femenino. Se piensa que fué la primera esposa de Adan. Queriendo dominar a este, en vez de ser su compañera, perdió su lugar como primera mujer. Se cree que ella fué la madre de Cain. Cuando Dios creó a Eva, Lilith se lleno de envidia y se convirtió en la enemiga de Eva y de sus hijas. De esta forma pasa a ser parte de los demonios uniendose a ellos, para hacer el mal, sobre todo a mujeres. A las hijas de Lilith se les llama Lilim. Según la tradición , el profeta Elias la obligó a que le revelara los nombres que utiliza para engañar a la humanidad sobre todo a las mujeres, algunos de estos alias son ; Kali, Kea, Abeko, Satrina, Podo, Partasah, Talto, Ita y Eilo entre otros.

Como hemos dicho, los demonios o diablos son ángeles caídos
A continuación se ofrece una lista de algunas de las manifestaciones del llamado “Príncipe de las Tinieblas”, que fueron elaboradas por los especialistas a lo largo de varios siglos.

  • ABBADON: Jefe de los demonios de la séptima jerarquía y “Rey de las Langostas” o “Gran Destructor” en el Apocalipsis de San Juan.
  • ASMODEO: El archidiablo y, según algunos autores, la antigua serpiente que encandiló a Eva. Colin de Plancy lo describe como uno de los demonios de más rancio abolengo, superintendente de las casas de juego de los infiernos. Es uno de los grandes protagonistas del juicio de Loudun. Según Alvaro Cunqueiro, fue amigo de Oscar Wilde en una de sus últimas apariciones y responsable de “la gran industria porno-europea” contemporánea.
  • ASTAROT: Antigua divinidad solar de los sidonianos y filisteosral del infierno. En este mundo es protector de empresarios y banqueros. Su figura es la de un ángel muy feo que emana un olor insoportable.
  • BALL: Adorado antiguamente por los caldeos y babilonios, y algunas veces por los israelitas. Es el general en jefe de las fuerzas del mal, la mayor potencia militar del infierno.
  • BAFORMET: Idolo de los templarios cuya forma (macho cabrío en la cabeza y patas, mujer en pecho y brazos) aparece en el arcano decimoquinto del Tarot, es decir el Diablo.
  • BELZEBUTH (o Belcebú): Príncipe del imperio satánico es el segundo en jerarquía infernal, justo después de Satán.
  • BLEFEGOR: Es el demonio de los inventores, de los descubrimientos y soluciones ingeniosas. Se representa con la boca siempre abierta, o bien, con una figura femenina joven y bella con la vagina siempre abierta.
  • LEVITHAN: , Gran almirante del infierno, consigue fama y honores a los hombres y mujeres mundanos.
  • LILITH: Reina de los súcubos y la más antigua de las diablesas. Según los antiguos hebreos y musulmanes, fué amante de Adán años despues de que este se separara de Eva. Disfrazada de mujer alada, se aprovecha de la noche para atacar a los niños y adultos, y adora matar a recién nacidos.
  • LUCIFER: Emperador de los infiernos que antes de la Caída, fue el mas bello y perfecto de todos los ángeles. Uno de sus títulos era el de suma virtud y aún recibe el nombre de “Lucero del Alba”. Por su esplendorosa presencia, pero la hermosura es mas bien melancólica, pues una sombra de dolor cubre su rostro.
  • NERGAL: Antigua deidad mesopotámica de carácter maligno, es para los cristianos un diablo tenebroso, jefe de la policía infernal y primer espía al servicio de Beczebú. En la tierra protege a los organismos represivos y a las “fuerzas del orden”.
  • SATÁN: Es el diablo por antonomasia, que como el Ahrimán persa, sustrae, destruyéndola, la buena palabra sembrada por las escrituras.
  • SIDRAGASO: Sólo tiene un poder; ninguna mujer puede resistirse a desnudarse si el se lo ordena. Lo que luego haga la mujer corre por cuenta del cliente, ya que Sidragaso no puede hacer nada para ayudarlo. Para hacer con una mujer todo lo que se desee es mejor invocar a “Satanachia”, el gran general del infierno.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.