El demonio Yan-gant-y-tan

Yan-Gant-Y-Tan
Yan-gant-y-tan (Jan gant y tan) es uno de los demonios menos conocidos mencionados en Collin de Plancy Dictionario Infernal. De Plancy solo da una breve descripción: que Yan-gant-y-tan es un demonio de Bretaña que deambula por las calles de Finisterre por la noche con cinco velas en la mano, una en cada uno de sus cinco dedos, girándolas como una rueda en llamas. Yan-gant-y-tan es cauteloso para no hacer giros bruscos o repentinos, menos para apagar accidentalmente sus llamas. La ilustración que lo acompaña muestra al demonio como una criatura parecida a un troll cubierta de pelo.

Hay muy pocas referencias fuera del Dictionnaire Infernal a esta criatura. Un texto oscuro titulado Rambles en Bretaña llama a la criatura “Jan Gant y tan” y afirma que agita las manos salvajemente, “invocando ira sobre aquellos que pueden haberlo ofendido”.

Jan Gant y Tan y Weyland the Smith

En el libro de Edgar MacCulloch, Folklore Guernsey (1903)Jan Gant y Tan es conocido como “John con los dedos o los guantes de fuego” y equiparado con Guernsey “Lie Faeu Belengier” (el fuego de Belenger, también conocido como fuego rodante), conocido por los ingleses como Jack o’Lantern o Will o ‘la brizna.

Según MacCulloch, Belenger es una variación del nombre Weyland the Smith, herrero de los dioses escandinavos. En la mitología nórdica, Weyland se casó con una Valquiria, que le dio un anillo antes de que finalmente lo dejara. El rey Niðhad en Nerike quería desesperadamente este tesoro, por lo que secuestró a Weyland, le cortó los tendones de los pies y lo encarceló en una isla, lo que obligó a Weyland a forjar los artículos que solicitó. El rey también le dio el anillo de Weyland a su hija, Bodvild.

Weyland hizo lo que le pidió el rey, esperando su oportunidad de venganza. Cuando los hijos del rey lo visitaron en secreto, Weyland los mató, elaborando copas de sus huesos, joyas de sus ojos y un broche de sus dientes, que envió a la familia real como regalos. Más tarde, cuando Bodvild trajo a Weyland su anillo para que lo arreglaran, la violó, retiró su anillo y escapó en alas hechas de plumas de pájaro.

En el folklore inglés, el nombre “Belenger” está relacionado con “Velint” o “Wayland Smith”, y los cuentos describen a Wayland como condenado a deambular por la noche. Los viajeros a menudo informaban que vieron fuego de su fragua sobre pantanos y brezales.

Del mismo modo, en el folklore de Guernsey, un belenger es un espíritu dolorido, que deambula por las noches buscando una manera de suicidarse. Los viajeros desafortunados que se encuentran con este tipo de espíritu pueden evitarlo clavando un cuchillo en el suelo con la hoja hacia arriba. El espíritu atacará la espada, intentando suicidarse. Además, la presencia de la llama parpadeante de un belenger puede revelar la existencia de tesoros escondidos, aunque muchos viajeros han perdido el rumbo al seguir la luz.

Fuego fatuo

Según la leyenda inglesa, “will-o’-the-wisp” son luces parpadeantes fantasmales que aparecen sobre pantanos y pantanos, retrocediendo si se acercan, lo que lleva a los viajeros cansados ​​fuera de sus caminos seguros. El término proviene de “wisp”, que se refiere a una pila de papel o palos encuadernados que se pueden usar como antorcha.

Si bien muchas culturas tienen historias sobre la voluntad, una historia en particular, contada por K. M. Briggs en su Diccionario de hadas, involucra a un malvado herrero llamado “Will the Smith”. Cuando Will murió, convenció a San Pedro de que le permitiera una segunda oportunidad de vivir una vida más virtuosa. Se le concedió la oportunidad, pero continuó con sus malos caminos. Esta vez, cuando murió, ni el cielo ni el infierno lo tomarían. Con el regalo del Diablo, un pedazo de carbón encendido para calentarlo, se dice que Will deambula por la Tierra usando su luz para desviar a los viajeros.

Jack-o’-Lantern

Un cuento irlandés similar involucra a Stingy Jack, un hombre codicioso y desagradable que invitó al Diablo a tomar una copa con él una noche. Cuando llegó la factura, Stingy Jack convenció al Diablo para que se convirtiera en una moneda que Jack podría usar como pago. El Diablo cumplió, y Jack deslizó la moneda en su bolsillo al lado de una cruz de plata, encarcelando al Diablo en lugar de liquidar su cuenta de pub.

Finalmente, Jack acordó liberar al Diablo. A cambio, el Diablo acordó no molestar a Jack ni reclamar su alma cuando él muriera. Fiel a su palabra, cuando Jack murió, el Diablo le negó la entrada al infierno. Como el cielo tampoco le permitiría entrar, Jack fue condenado a vagar por la tierra por la eternidad. El Diablo le ofreció una bendición: un pedazo de carbón en llamas que Jack colocó dentro de un nabo tallado para llevar con él durante sus viajes.

Nuestras linternas modernas provienen de esta leyenda. Para protegerse de Jack y otros espíritus malignos, los irlandeses, los escoceses y los ingleses tallarían caras de miedo en nabos, papas o remolachas grandes, luego los colocarían en ventanas o cerca de las puertas. Los inmigrantes trajeron la práctica a América y la adaptaron a las calabazas.

Deja un comentario