¿Las abducciones existen?

Para los investigadores, esto evidencia que las abducciones son una realidad. Si se tratase de alguna forma de engaño, las explicaciones serían dictadas por la fantasía y diferirían notablemente. Sin embargo, todas se ciñen a patrones similares y repetidos.

 

Bajo Control Alienígena

Una vez en el interior de la nave, los abducidos están bajo el control de los alienígenas. Por lo general, se les hace desnudar, se les sitúa sobre una mesa y son sometidos a dolorosas operaciones. Cuando regresan, sus recuerdos parecen haber sido suprimidos de alguna forma y sólo se puede acceder a ellos mediante hipnosis…

El doctor Mack cita evidencias de muchos de sus casos. Hay varios tipos de evidencias físicas de las abducciones: las personas regresan con cicatrices, completamente curadas, que no tenían el día anterior. También presentan extraños implantes… localizados con el escáner; algunos se han extraído para ser examinados.

Los análisis de los implantes demuestran que están hechos de elementos que se encuentran en la Tierra. Un colega del doctor Mack, biólogo nuclear, realizó diversos análisis de un implante extraído de la nariz de un supuesto abducido. El implante no era algo de naturaleza biológica sino que podría tratarse de una fibra manufacturada. Los escépticos sostienen que, aparte de la imaginación de la víctima, no existen pruebas fiables de la abducción. El proceso que recibe más duras críticas es el que utiliza técnicas hipnóticas de regresión para sacar a la luz los recuerdos.

 

Recuerdos poco Fiables

Kevin McClure, miembro de la Asociación de Investigación Física, asegura que muchos de los investigadores que utilizan la hipnosis no son psicólogos cualificados, y acusa a los cualificados de implantar recuerdos, animando a las víctimas a explicar detalles sobre el escenario haciendo preguntas orientativas. McClure señala al Síndrome de la Falsa Memoria (SFM) como el responsable de la mayoría de las declaraciones. El SFM es un trastorno en el que la memoria ha sido creada por el subconsciente para reemplazar algún trauma infantil, como abusos sexuales. Las víctimas podrían estar utilizando subconscientemente la abducción como una pantalla para ocultar alguna experiencia traumática de su pasado.

 

Estimulación Artificial

La psicóloga Susan Blackmore asegura que las experiencias de abducciones pueden ser inducidas mediante estimulación de los lóbulos temporales. Esta teoría fue demostrada por un equipo de investigación en Canadá, el cual diseñó un aparato generador de un campo magnético que, aplicado a la parte posterior del cerebro, simulaba la experiencia de un secuestro alienígena en alguien que jamás había pretendido ser víctima de uno.

Albert Budden, autor de Alergias y Alienígenas, está convencido de que este tipo de experiencias tiene su causa en la contaminación electromagnética. Budden cree que la radiación electromagnética en la atmósfera es lo suficientemente fuerte como para afectar a los lóbulos temporales de los cerebros. “Es evidente -dice- que los abducidos son hipersensibles a la electricidad, y sus experiencias son un síntoma de sus reacciones alérgicas causadas por la exposición a los campos electromagnéticos del medio ambiente.

Pero ninguna de estas teorías impresiona a investigadores como Hopkins, Jacobs o Mack. Para ellos, la evidencia de las abducciones reduce a la nada las razones de los escépticos. Los investigadores están de acuerdo en que Travis Walton.

No padecía ninguna enfermedad mental cuando fue abducido. Además, es improbable que sus seis compañeros tuvieran una alucinación simultánea. Y el detector de mentiras demostró que ellos estaban convencidos de haber presenciado la abducción de Walton.

Los lóbulos temporales y la imaginación superactiva no pueden explicar las cicatrices de los abducidos, ni los implantes extraídos de sus cuerpos. En la actualidad, los ufólogos están desarrollando la teoría de que los cadáveres descuartizados de ganado representan nuevas evidencias de experimentos realizados por los alienígenas.

Deja un comentario